Habrá que esperar por el torneo de las 140 libras  

Una de las grandes virtudes del "Chapulín Colorado" era que aparecía de la nada, cuando nadie lo esperaba, para dañarles los planes a villanos de todo tipo. ¡No contaban con mi astucia!, exclamaba mientras se movía torpemente de lado a lado.

Algo parecido fue lo que hizo el pasado sábado el colombiano Carlos Maussa.

El libreto del cartel estaba escrito. El campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) de las 140 libras, Vivian Harris, defendería su título ante Maussa, un peleador de segunda en un combate que no debía dar espacio a sorpresas. Por el otro lado, Floyd Mayweather, Jr., buscaba la corona del mismo peso versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante Arturo Gatti, un pleito que no debía traer muchos contratiempos al "Pretty Boy", como pasó al final.


Mayweather un virtuoso insultante venció a un gran rival.

Mientras, en el público observaban el titular de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Miguel Cotto, y el rey de la misma división de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Ricky Hatton. El plan era claro, de allí "Main Events", Frank Warren y "Top Rank" saldrían con una especie de torneo de los junior welter que, sin duda alguna, acapararía la atención del mundo del boxeo en lo que resta de año.

Entonces salió el nuevo "Chapulín", Carlos Maussa, con su grito de guerra: ¡No contaban con mi astucia! Al noquear a Harris en el séptimo asalto, el colombiano tiró por tierra los planes del torneo, pues de seguro evitará cualquier pelea contra los grandes nombres para sacar algo de dinero extra antes de tirarse a los leones, donde no tiene ninguna posibilidad de éxito. El tajo de Maussa -el mismo que Miguel Cotto noqueó técnicamente el 6 de diciembre de 2003 en el coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón- fue tan grande que incluso pienso que él no ganó. Creo que en realidad lo que sucedió fue que Harris perdió.


Maussa venció a Harris

El ahora ex campeón se dedicó a hablar mucho antes del combate retando a Cotto, Mayweather, Jr., y Hatton en lugar de centrarse en Maussa. Su gran bocota y una pelea estúpida, en la cual no le hizo el más mínimo caso a su esquina -hábilmente comandada por Emanuel Steward- y trató de llamar la atención del público renunciando a su boxeo fino y su ataque estructurado.

Así las cosas, el torneo de las 140 libras tendrá que esperar un poco, a menos que le ofrezcan un buen billete a Maussa y que su nada tonto promotor Félix "Tutico" Zabala acceda a una revancha inmediata con Harris, en la cual tendría que necesitar mucha astucia para salir airoso.

Por Benjamín Morales.