MIGUEL COTTO, COBRÓ SU MÁXIMO NIVEL PROFESIONAL, MÁS NO ESPEREMOS

   Es notorio que en el pugilismo los superdotados dan señas de su virtud desde aficionados y en especial en sus primeros años de profesional. La historia del pugilismo no los reafirma con figuras indelebles, que para ser llevadero mencionaremos a los más recientes gladiadores de los tinglados como lo son: Pernell Whitaker, Meldrick Taylor, Julio César Chávez, Edwin Rosario, Floyd Mayweather, Shane Mosley, Félix Trinidad y Oscar de la Hoya. Todos estos titanes del cuadrilátero, mostraron sus adelantos o mejoramientos pugilísticos hasta alcanzar su estado superior obteniendo el monarcado de su categoría y en sus exposiciones del título confirmaron su calidad con pericias y destrezas, que lo mantienen o mantuvieron en la dirección de su respectivas categorías con dominio absoluto.

   Además, todos ésta gama de campeones supieron mostrar con sus actuaciones poder competir en otra categoría superior en peso con dominio absoluto y es lo que no ha podido reafirmar Miguel Cotto en cuatro defensas del cetro wélter júnior de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). No es secreto para nadie que el puertorriqueño confronta serios problemas para mantenerse en 140 libras y pronto tendrá que abandonarla para invadir la categoría de los pesos wélter (147 libtras).  

   De las cuatro exposiciones del título de las 140 libras realizadas por Miguel Cotto, en las tres últimas aún imponiéndose por nocaut, no convence ni a sus mismos compatriotas puertorriqueños, de que estamos ante las virtudes boxísticas de una superestrella como lo fueron sus conciudadanos: Carlos Ortiz, Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez y Alfredo Escalera y Félix Trinidad.  

   La diferencia estriba en que Miguel Cotto, sin alcanzar el estrellato total, comienza a dar indicios de ser campeón ordinario, aún estando inmaculado. No ha combatido con los más destacados de su categoría y ya muestra debilidad en su arsenal boxístico, para medirlo contra Ricky Hatton y menos con Floyd Mayweather, que son las metas de su compañía promotora Top Rank Inc.  

   Todo se explica debido a que Cotto, desde su coronación al vencer al brasileño Kelson Pinto, no muestra mejoramiento profesional, se ha quedado estancado y no se sabe si es por su equipo técnico de trabajo o por sus propias habilidades. Contrariamente sus homólogos Ricky Hatton y Floyd Mayweather, se crecen profesionalmente al combatir con rivales de jerarquía.  

   Cotto sí se ha ganado una oportunidad para batirse contra sus homólogos Hatton Y Mayweather, que sería de alta remuneración, pero lejos de pensar ganar la contienda por lo que ya nos ha mostrado a lo extenso de 25 combates profesionales. Y además, también queda claro que no será idolatrado en Puerto Rico, como lo fue Félix "Tito" Trinidad y mucho menos alcanzar su calidad profesional.  

   Si trata de subir de categoría a los pesos wélter, tiene otros serios escollos con Zab Judah y Antonio Margarito. Así es que en Puerto Rico, donde se le tiene tan calificado a Miguel Cotto, que se entienda que lo mejor sea aprovechar la situación y tomar una de las ofertas millonarias que surgen en enfrentamientos con Ricky Hatton o Mayweather, ya que puede perder su monarcado con rival convencional por los ejemplos vividos en sus tres últimos exposiciones campeoniles contra: Demarcus Corley, Mohammad Abdulav y por último el colombiano Ricardo Torres.  

A WLADIMIR KLITSCHKO NO LO LEVANTA EN EL PUGILISMO NI UN COHETE PERSHING RUSO  

   Sin recurrir a tanta retórica pugilística se le puede ya resumir sin temor a equivocación de que el escaso talento se le pierde en tanta estatura y peso. No progresa y menos aprende. Vuestro estimado amigo Emmanuel Steward no ha tenido más paciencia y métodos para enseñar el pugilismo que los aplicados a Wladimir y en cada exposición luce peor aún ganando el combate.  

   Tiene calificación deportiva admirable 44 triunfos de los cuales ha obtenido 40 por la vía más convincente y 3 reveses todas por la vía del nocaut…¡ y de qué manera!

   En su más reciente presentación contra el nigeriano Samuel Peter, exhibió lo común su largo jab y el recto de derecha. Única combinación que se le conoce desde que se hizo profesional noqueando a Ramón Otero, a quien despachó en el primer acto el 31 de marzo de 2001.  

De poder verse a Wladimir Klitschko de campeón de todos los pesos una vez más, solo se deberá por la crisis de valores que amenaza terminar con el dominio de la máxima división en las concertaciones del pugilismo ya que por ser boxeador calificado jamás lo alcanzará.  

JULIO CÉSAR CHÁVEZ, EL MEJOR PÚGIL LATINOAMERICANO, DEBE RESPETARSE Y OFRECER EJEMPLO Y EN ESPECIAL A SU HIJO  

   El Gran Campeón Mexicano, el más destacado boxeador latinoamericano en todos los requerimientos de exigencias pugilística debe reflexionar y terminar con el cuento de las constantes despedidas que mas bien saben a establecerse una vez más en el pugilismo de manera regular celebrando dos o tres combates anuales.  

   Como sabemos, Chávez se retiró del pugilismo en el año 2001, después de perder por nocaut contra Kostya Tszyu, tratando de obtener el monarcado de las 140 libras por tercera vez. Regresó a despedirse de la inmensa afición boxística de su país natal combatiendo contra Terry Thomas, en la ciudad de Juárez, México, el 24 de noviembre de 2001.  

   Después de permanecer en el descanso que se merece por todo el año de 2002, inventó despedirse en Tijuana, México, donde cobró vindicta imponiéndose a Willie Wise, el 22 de noviembre de 2003.  

   Las despedidas continuaron el 22 de mayo de 2004 en Ciudad México, donde también se impuso a Frankie Randall de quien posee una derrota en su palmarés profesional. Después se despidió en Texas, derrotando a Iván Robinson y recientemente perdió contra Grover Wiley en despedida en Arizona.  

   Sin en verdad quisiera Julio César Chávez, terminar con tantas despedidas falsas combatiera desquite contra Grover Wiley, quien lo acaba de vencer en sus ciclos de despedidas en vez de anunciar otro adiós contra el también veterano y ex campeón mundial Jesse Leija.  

   Para Julio César Chávez, lo mejor es terminar con el ciclo falso de combates de despedidas, arriesgando su honor pugilístico con cualquier contendiente que ayer no le serviría para la preparación de sus épicas batallas que lo distinguieron a nivel continental.  

ÉRIK MORALES, TAMBIÉN SE COLGÓ, TRATANDO DE REALIZAR LA COMÚN EQUIVOCACIÓN DEL BOXEADOR DESTACADO DEL PRESENTE  

   Todos los púgiles destacados del presente siguen ciegos con las tres y cuatro corona mundiales en diferentes categorías aún sin tener el desarrollo físico natural como ha sido  en verdad virtud de otros. Al fin de cuentas, las múltiples coronas jamás han determinado la remuneración del boxeador y en muchos casos ni su evaluación profesional.  

   Las ansias de Érik Morales, de convertirse en ganador de cuatro coronas mundiales en diferentes categorías y ser el primero en su país, lo llevó al fracaso en la división de los pesos ligeros contra Zahir Raheem, peso ligero natural y con presteza de extremidades, le indicó al mexicano los errores que se cometen por inusitado interés de obtener varias coronas en el pugilismo, pudiendo realizarse a totalidad en una o dos como lo han hecho muchos púgiles que lo antecedieron.  

   Por otra parte quedó descartado ese interés de Morales de batirse con su compatriota José Luis Castillo y Diego "Chico" Corrales, que son verdaderos peso ligeros con los cuales se corre la suerte de caer abatido por la vía del nocaut.  

   Sigo pensando que el valiente púgil tijuanense Érik Morales, sigue siendo un peso pluma que bien puede batirse en la división superior superpluma o de los boxeadores que se agrupan en las 130 libras. Abarcar más, es vestirse con camisas que le quedan grande.

…¡Incorporemos al Boxeo!…

Por Chon Romero