Oscar De la Hoya: Tendrá que lijarse la lengua

"EDUCACARÉ A GOLPES A MAYORGA, SU ÚNICA VÍA DE ASIMILACIÓN"

   Por mucha insistencia logré comunicarme brevemente con Oscar de la Hoya, en el gimnasio Wilfredo Gómez de Guaynabo, Puerto Rico y por el factor tiempo sólo pude hacerle una interrogante que llenara mi curiosidad de sus diferencias grotesca promocional con Ricardo Mayorga, paladín de los pesos súper wélter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y su juicio sobre su próximo contendiente y así nos relató sus propias experiencias y discernimiento: 

   "Jamás en mi largo recorrido de grandes promociones, tropecé con un púgil tan áspero como lo es Ricardo Mayorga. Su vida integra es la vulgaridad lo que no encontré en ricas promociones con: Ike Quartey, Julio César Chávez, Pernell Whitaker, Shane Mosley, Félix Trinidad, Fernando Vargas y Bernard Hopkins, quienes respetamos la integridad del boxeador y con quienes les ofrecí espectáculos inolvidables e históricos". 

   "Con éste hombre obtuve las ofensas más desagradables de mi vida por no ser como él," indicó Oscar de la Hoya, que tuvo que soportar insultos hasta referentes a su esposa y a sus compatriotas mexicanos. 

   Agregó el afamado "Golden Boy", que tiene que despejarse e invadir el tinglado incólume y darle la punición más severa al hombre más despreciable del pugilismo que se nombra Ricardo Mayorga y que de sus expedientes judiciales no quiere ni enterarse a totalidad para valorizar en otro sentido su riña campeonil. 

"Aplicaré la inteligencia y pericia como lo hizo "Sugar" Ray Leonard contra Roberto Durán, en su segunda confrontación-desmoralizarlo- y ofrecerle una lección que contribuirá a que sea mejor ser humano y ciudadano de un país repleto de caballeros como lo es Nicaragua," agregó en voz firme Oscar de la Hoya. 

MAYORGA, ES VALIENTE Y OSTENTA SER SUPERMAN, PERO EN EL RING SOLO ES FUERZA Y ES DONDE ESTRIBA LA DIFERENCIA DE ÉL Y YO- DICE OSCAR DE LA HOYA 

   "De vencerme me retiro sin pretextos, creo que él no es el boxeador capaz de derrotarme con su boxeo callejero como su lengua," aseguró Oscar de la Hoya, bañado en sudor y resentido por todos los oprobios dichos por Mayorga que ha encontrado su móvil en la obscenidad para estremecer y confundir al púgil que ha comprobado hasta hoy, ser más juicioso y cuidadoso en sus inversiones económicas a lo extenso de la historia del pugilismo. 

   "Lo humillaré boxísticamente para amarrarle la lengua que es lo más dañino de su estilo pugilístico que lo robustece con ademanes de macho y escenas de Sansón. Él se endeudará hasta el alma pensando que me vencerá y saldrá del cuadrilátero agachado y apenado de tener que lijarse la lengua porque no habrá más boxeo en grande para él después de conocerse y verificarse que es más trueno y relámpago que tormenta de lluvia," enfatizó Oscar de la Hoya. 

ES CIERTO QUE MAYORGA CON SUS DISPLICENTES, INCOMODA A MUCHOS Y EN EL TINGLADO IMPONE CARÁCTER CON SU ESTILO DE MACHO 

   Repito, que nadie puede negar el instinto de gladiador del nicaragüense Ricardo Mayorga, que fue capaz de beberse de un solo trago a Andrew Lewis en segunda confrontación para adueñarse del cetro de los pesos wélter versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y posteriormente el 25 de enero de 2003 reafirmó su condición de paladín unificando el monarcado de las 147 libras contra Vernon Forrest a quien despachó en tres capítulos y en desquite volvió a intimidarlo para superarlo por decisión el 12 de julio de 2003 en Las Vegas. 

   Quien no se dejó intimidar fue Cory Spinks, imponiendo su estilo de prontitud, elusivo e izquierdo para destronarlo del reconocimiento de campeón por las entidades AMB y CMB, el 13 de diciembre de 2003 en Atlantic City. 

   En el 2004 celebró dos combates: superó al substituto Eric Mitchell en el mes de abril y la zurra que le propinó Félix Trinidad en ocho asaltos el 2 de octubre en el Madison Square Garden. 

   La faja emblemática de campeón súper wélter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que expone contra Oscar de la Hoya, la ganó del italiano Michele Piccirillo, en Chicago el 13 de agosto de 2005 y también significa su más reciente exposición pugilística. 

EL ESTILO TÉCNICO AMBIDIESTRO Y FULGURANTE DE OSCAR DE LA HOYA, SERÁ TÓXICO PARA RICARDO MAYORGA 

   Nadie más que Oscar, está consciente de que tendrá la tarea de domar a un león en los primeros cinco asalto del combate pactado a doce el 6 de mayo próximo contra Ricardo Mayorga, estando en juego la corona mundial de la división súper wélter del Consejo Mundial de Boxeo. 

  No puede darse el afamado "Golden Boy" el lujo de venir a competir de Tú a Tú, con el ardiente nicaragüense que por poseer estilo callejero es certero con golpes de cualquier ángulo. 

   Nada trabajará mejor a favor que aplicar Oscar de la Hoya, su estilo técnico de celeridad, para neutralizar los embistes de cachiporras del bravo de las calles de Nicaragua.  

   La inteligencia debe anteponer Oscar a la tempestad de Ricardo Mayorga, que bien conoce que de adjudicarse triunfo sobre el "Golden Boy" es merecer correr en terna política de vicepresidente de Nicaragua, secundando a Daniel Ortega a quien le dedica el combate. 

   Para Oscar el triunfo le significa batirse de despedida contra Floyd Mayweather, el púgil más notable del pugilismo universal en danzas de millones para ratificar sus días de descanso con su familia en Puerto Rico, donde reside con su esposa. 

   Lo ignoto que marca seria diferencia para este esperado duelo pugilístico después de huracanes de discursos ofensivos es la extensa inactividad de Oscar de la Hoya con 1 año, 7 meses y 18 días y Ricardo Mayorga con 8 meses y 23 días. 

   La pregunta de los conspicuos del pugilismo es: ¿Recobrará Oscar de la Hoya, instintos de boxeador y óptimo estado físico, después de relajarse del pugilismo como suscitador? 

   Es la interrogante que ponen en balanza los doctos y es de lo que depende Oscar para alzarse triunfante conociéndose de que es mucho más boxeador que Ricardo Mayorga, que acostumbra a lanzar porrazos sin métodos, pero convencido de que si impactan reducen a polvo a cualquiera. 

  Siempre me he inclinado al boxeo técnico sobre la furia de los temibles fajadores y convencido de que veremos un pleito pugilístico excepcional que servirá de retiro o antesala del revolucionario Oscar de la Hoya, que pudo inyectarle vigor al boxeo después de los días gloriosos de Mike Tyson, se juega en desafío mayúsculo su ida del pugilismo por caminos de cobre o sendas doradas con su impactante y comercial mote de "Golden Boy".

…¡Incorporemos al Boxeo!…

Por Chon Romero

El autor es editor de la revista Guantes y analista boxístico de HBO en español. Además, crítico, defensor, narrador de más de mil combates campeoniles, escritor e historiador de boxeo.