PRIMER CAMPEÓN DE LOS PESOS PESADOS DE LA RAZA NEGRA

Cuando nos adentramos en la historia del boxeo encontramos grandes boxeadores que dejaron huellas imborrables arriba del tinglado. Este es el caso de Jack Jonhson, un peleador que fue odiado por toda la comarca anglosajona. Su gusto por las mujeres rubias, su fama de mujeriego, bohemio y elegante vestir le crearon un gran resentimiento en el norte. Su expedición en el deporte de los puños comenzó como parte de un grupo de boxeadores que recorría el mundo ganando peleas y desafiando a cuanto parroquianos se atrevieron a ganarse unos dólares por durar un minuto de pies. Campeón sin corona de la raza negra, era un gigante que poseía juventud, poder y valor.

En 1906, Johnson comienza su campaña hacia el campeonato mundial y pulveriza a 25 retadores del campeón Tommy Burns. Este, acosado viaja a través de tres continentes y hasta allá viajo el retador Johnson, pero cansado ya de eludir el bulto y encontrándose en Sydney, Austrialia decide dar la oportunidad al peleador de color. En la pelea se juega por primera vez una bolsa de 30,000 dólares y el empresario Mc Intosh, promotor de Sydney acondiciona la arena de Ruscuters. El 26 de diciembre de 1908, el pequeño Tommy Burns, campeón mundial pesado, se enfrenta a Johnson, primer retador. El encuentro fue un lleno tremendo y los australianos iban en busca de un ambiente de circo, pensando que Burns se encargaría del negro bocón.


Perooooo, para sorpresa de todos el show lo presento Johnson que jugó con Burns a lo largo de 13 asaltos. Este en ningún momento fue amenaza para el peleador de color que no lo quería noquear tan rápido y dejó que la pelea continuara. Cuando ya estaba ready para noquearlo adivinen amigos, la policía subió al ring y suspendió la carnicería. El resultado de esta pelea creó una bomba de tipo racial en todo Estados Unidos donde se puso arriba de la mesa que era una inmoralidad que un negro representara al Tio Sam en el peso máximo. Los periódicos también pusieron el grito en el cielo enfurecidos contra el peleador de color lanzando frases de todos colores en los rotativos. En tanto Johnson continúo su carrera triunfal por toda Europa noqueando a cuanto rival se le ponía de frente.


JIM JEFFRIES
LA ESPERANZA BLANCA


Se buscaban soluciones para sacar del medio a Johnson y consiguieron Jeffries que ya había sido campeón mundial y se había retirado invicto por falta de contendores de turno. Anteriormente había derrotado al “Gran Caballero” Jim Corbett y se había ganado lo suficiente para vivir en una granja tranquilamente. Al parecer los que estaban detrás del asunto aprovecharon la cuestión racial para lavarle el cerebro creando en él una ceguera racial. Antes del combate replicó: “Johnson no es el pegador que cree que es, es un negro cobarde, derriba bultos y no aguantara la pelea completa de pies”. Declaraciones como estas y de mayor alcance encendieron el ambiente, como en el estado de Nueva York el boxeo estaba prohibido se eligió la arena de Reno. Nevada, esta seria el 4 de julio de 1910, día de la Independencia de Estados Unidos.

La escena estaba preparada, Johnson peso 92 kilos, mientras la esperanza blanca subió con 103. Antes de la pelea había una fila de apostadores profesionales y matones dejando sus armas en resguardo en la entrada del local. Ya en el centro el árbitro Ted Richard dio las explicaciones de rigor y manos a la obra. Las apuestas estaban 10-7 a favor de Johnson, al comenzar la pelea el gigante de color dejo que Jeffries tomara la iniciativa y en los primeros asaltos lo bailo mientras le replicaba palabras despectivas como: “Sr. Jeffries, necesita una lecciones”, al llegar al asalto 12 la cara del retador era una masa sanguinolenta que daba lastima.

El campeón continuo martillándolo verbalmente: “Le gusta el castigo al Sr. Jeffrie, usted sigue siendo la esperanza blanca”, en el asalto 15 se acabo la masacre cuando el hombre blanco recibió un izquierdazo y cayó en la lona, enseguida voló la toalla que ponía final a la pelea. El final de esta pelea sirvió para que los blancos entraran en una histeria colectiva y en las ciudades del sur mucha gente de color fueron linchados. Millones de blancos extremistas vieron destrozada sus ilusiones al caer su esperanza blanca y ahora su odio crecía más hacia el peleador de color.

Johnson siguió su cadena de triunfos y adicionó su gusto por las mujeres blancas, se casó dos veces fuera de los Estados Unidos y en ambas oportunidades con mujeres rubias. Su fama de mujeriego, bohemio y elegante en el vestir le creó más resentimientos en el norte. Gozó de la fama de campeón de Francia y su nombre estuvo ligado a grandes artistas. El Follies Bergere. Lido, Molino Rojo y otras casas de diversiones eran visitados constantemente por el campeón

Ay mamaaaaaa, mientras esto ocurría en Estados Unidos pedían su cabeza, se tramaron trucos para agarrar al campeón en 1904. No cansados de buscar la forma de destronar a Johnson crearon un encuentro por la corona blanca entre Luther McCarty y Al Panzer, resultó ganador el primero nombrado al que titularon campeón de los blancos. Este defendió su titulo en Canada ante Arthur Pelkey y perdió el titulo. Luego Gunboat Smith derribo a Pelky y se titulo campeón, pero este perdió el titulo ante le francés George Carpentier, mientras Johnson veía el combate desde Francia. En Estados Unidos se habían quedado sin representantes del peso pesado y para compensar crearon un combate por el titulo de USA entre Carl Marris y el joven Jess Willard.

Willard le gano a Morris y se convirtió en la nueva esperanza blanca, pero había un problema para retar a Johnson. Sucede que este no podía entrar a los Estados Unidos sin ir a la cárcel y por ello se pensó en montar la pelea en un lugar fronterizo. Se pensó en México por los lados de El Paso, pero en ese entonces estaban las guerrillas de Pancho Villa y era muy peligroso. Se pensó en Tampico, Barbados, Trinidad y Cuba. En la isla cubana el presidente Mario García Monacal ofreció las facilidades y la pelea se efectuó en la Habana en una tarde soleada y brillante. Johnson que estaba retirado desde 1912 lucia superior a Willard, delgado y con buen físico y muy fuerte

La pelea se desarrollo normalmente, en los primeros asaltos Johnson comandó y coloco buenos golpes a sus anchas. A partir del round 15, comenzó a presionar a Willard, en el asalto 24 Johnson se sintió cansado y Willard aprovechó el momento para martillarlo incesantemente y al siguiente asalto se produjo lo inesperado, Johnson cayó a lo largo del entarimado con un golpe al estomago y remate al mentón. Sorpresa, Willard era el nuevo campeón, los blancos por fin habían vengado su derrota. El titulo negro había caído y solo 25 años mas tarde y en la persona de Joe Louis el máximo galardón volvió al poder de los negros. Se dijo que Jackson se había dejado ganar para evitar represalias racistas y para que le permitieran volver a los Estados Unidos. Sin embargo, para otros Willard ganó por ser el más fuerte y capaz de soportar el clima tropical y la duración del combate pactado a 45 asaltos.

EDWIN KAKO VAZQUEZ
ESCRITOR E HISTORIADOR