Para España lo peor de esta Olimpiada es el no haber llevado ningún púgil a este evento por primera vez en 45 años de historia y después de las medallas de Rafael "Balita" Lozano en el peso minimosca que fue plata en Sidney 2000 y bronce en Atlanta 96, mientras que Faustino Reyes en el peso pluma se colgó la medalla de plata en Barcelona 92. Aunque la medalla más sonada fue la de bronce que obtuvo Enrique Rodríguez Cal en el peso mosca en Múnich 72. Fue la única del equipo español en esa olimpiada.


Rafael Lozano, un boxeador de bandera.

Otro aspecto terrible y detestable, ha sido el tratamiento de la televisión nacional a este deporte. Después de anunciar a los cuatro vientos que el ente público, ese que pagamos todos, con señal propia desde Atenas retransmitiría 24 horas de deporte no solo no han puesto ni un solo combate de boxeo por los canales gratuitos (TVE1 - TVE2), no así en los de pago del grupo RTVE (Teledeporte) que si hay negocio ya se sabe... sino que también se han permitido no incluir en ningún momento en los canales gratuitos ni en noticias, ni en publicidad deportiva alusiva a los Juegos ni una imagen, ni una mención ni en resultados ni transcurso de competición, limitándose tan solo a un resumen de unos tres minutos con los resultados finales a altas horas de la madrugada en los días finales de los Juegos (¿tres minutos en 15 días?), de ese modo tratan el Boxeo,  palabra que sin duda esta prohibida por los mandamases de los medios de comunicación de este país, donde sistemáticamente se censura a este nuestro Boxeo, ese noble deporte que forma parte desde el origen de este evento deportivo. Y que dio a España el primer campeón del mundo en su historia. Desagradecidos.

No se molesten en quejarse o pedir explicaciones; yo se las adelanto; sea en el medio que sea, a grandes rasgos alegarán: "Nosotros damos lo que la gente quiere, eventos de interés general". Esa es la primera "contestación de manual" siempre, aunque en este caso también están en disposición de decir: "España no tenía representación en esta disciplina, por lo que no hay motivo para ofrecerlo", si aun así insistimos nos remitirán a sus canales de pago, así justifican que si ofrecen el boxeo, pero ¿por que pagar por unos deportes si o por otros no? ¿no están limitando a millones de españoles?, si aun de forma inteligente seguimos argumentando no se preocupen, no se molestarán en buscar nuevos argumentos, volverán a usar la "primera contestación de manual", ya antes ofrecida. Círculo completo, por lo tanto conversación estéril por la sinrazón de uno.

Puede parecer que carece de importancia este hecho, pero si hay algo claro es que en la actualidad sea el deporte que sea sin la televisión no pervive, clave tanto para remunerar al deportista y mantener la infraestructura correspondiente como y más importante para crear afición y dar a conocer los principios básicos de cada disciplina. Esto no es discutible, y cada día vemos ejemplos concretos, inapelable.
¿Que pasaría si la televisión no ofreciera el fútbol, ese deporte rey que tantos títulos sobre todo de nivel mundial da a España? ¿Como se mantendría el castillo? ¿quien conocería a esos "deportistas" y sus logros? y si hay que preguntar pregunto más: En España ¿quien no conoce a Raúl? ¿quien conoce a Javier Castillejo (6 veces Campeón de Europa, 6 veces Campeón del Mundo, 2 veces Campeón del mundo Interino según WBC)? ¿A que se debe esto? ¿será por los méritos deportivos o trayectoria? Todos conocemos las respuestas.

Tendremos que oír que el motivo de la decadencia y la reducción de fichas federativas de boxeo en España es debida a la falta de resultados de los púgiles y que ese es el motivo de que no se ofrezca en canales de forma gratuita como un deporte de interés general. Parece una convincente explicación sobre todo si con eso te das por convencido, pero la realidad es que si es verdad que existe esa reducción en la cantidad de fichas; es directamente proporcional al grado de censura de los medios de comunicación. A más censura, menos púgiles. A menos púgiles, menos resultados, ¿y que pasa si aun dándose esos resultados, como se dan, son ignorados y silenciados por decreto por un porcentaje insultante de medios españoles? no solo hablamos de títulos nacionales, también de títulos continentales y de títulos mundiales. ¿se imaginan este hecho en algún otro deporte?... No me lo estoy inventando eso ya ha pasado.

 Los boxeadores españoles tienen la mismas capacidades que cualquier otro púgil del mundo para ganar el cinturón al que opte, la única diferencia es que el boxeador español va a entrenar para un título en muchos casos después de ocho o diez horas de duro trabajo como cualquiera mientras que se enfrenta a hombres que tienen la suerte de vivir en países donde el boxeo es un deporte respetado, apoyado por los medios de comunicación y ayudado por las autoridades estatales, con lo que estos rivales pueden dedicarse en exclusiva a su deporte. No son más profesionales que nosotros, para nada; si no que están más profesionalizados. Nos llevan la delantera en toda la infraestructura desde la base en el gimnasio y amateur hasta la cúspide en profesional, pasando por la planificación de las carreras de los púgiles. Hablamos de países Europeos no hay que irse a América para ver esto. Esa ventaja de dichos países viene dada por la cantidad apoyo que por parte de los medios y administración recibe este deporte. Es sencillo de explicar para nosotros y muy difícil de entender para el que no quiere hacerlo. Alguien que aún duda si el boxeador es un deportista que tiene que prepararse para desarrollar su actividad. Con esto los logros de nuestros púgiles deberían ser aún más valorados en lugar de infravalorados.

Viendo esta política periodística que nos inunda quiero recordar y valorar aún más a esos hombres que en anteriores ediciones de los Juegos con mil y una piedras en el camino consiguieron colgarse un metal al cuello.
Rafa Lozano, Faustino Reyes, Enrique Rodríguez Cal, a ellos por conseguirlo gracias.
Y no me olvidaré por supuesto de los que a lo largo de la historia no han conseguido esa medalla pero si lo han dado todo por estar ahí antes, durante y después, sobre todo a los boxeadores que esta olimpiada no han podido estar ahí, seguramente no es culpa suya... tampoco a muchos otros deportes que no son Boxeo pero de cierto modo también sufre este sinsentido, ya que al fin y al cabo hablar de Boxeo es hablar de deporte (aunque a algunos pese) y entre nosotros nos comprendemos.
Esperar tiempos mejores, seguir animando a nuestra gente y siempre, decir la verdad, acertada o equivocadamente pero la verdad o por lo menos, nuestra verdad.

Ignorar, eso hacen con el boxeo. Ignorar y omitir premeditadamente se llama censura. Esa es la verdad, no mi verdad, la pura simple y llana verdad.


Manuel Lino.


Resultados en Atenas 2004