Se trata de una división que en muchas ocasiones ha estado en un segundo plano en el boxeo, pero en momentos específicos ha sido responsable de que la industria del boxeo no muera.

Los pesos medianos, o 160 libras (
72,574 Kg), ha reunido a gladiadores del mejor linaje posible y ha recopilado batallas épicas que no han perdido su lustre con el deshojar del calendario. Unos han hecho sus carreras en distintas divisiones y sin poder evitarlo, han pasado por las 160 libras, ya sea en sus inicios o en el ocaso de su carrera. Pero hay también quienes comenzaron, se formaron y mantuvieron su gloriosa carrera en ese candente encasillado del boxeo. Ahí están los grandes de todos los tiempos.

La lista puede ser larga, corta o discutida, dependiendo del cristal con que se mire. Pero una muestra breve y concisa debe arrojar luz de lo que la historia ha reservado para la división más caliente de la historia después de los pesados.

"Sugar" Ray Robinson (173-19-6, 109 KO's)
No debe haber duda es de la grandeza del primer "Azucarado" del boxeo. Para muchos, el mejor de todos los tiempos. A pesar de que inició como welter, fue en las 160 libras que escribió en piedra su nombre. El 14 de febrero de 1951 consiguió por primera vez el título mundial ante su archirival, Jake LaMotta, en un sensacional encuentro que fue llamado por la prensa de aquel entonces "La Masacre de San Valentín". Robinson lo noqueó en el "round" 13. "Sugar Ray" reinó en los medianos en cinco ocasiones distintas, desde 1951 hasta 1959.

Carlos Monzón (87-3-9, 59 KO's)
El orgullo de Argentina y de todos los latinos, Monzón estuvo 15 años rondando los cuadriláteros del mundo y fajándose con los mejores.

 Pero fue entre 1970 y 1977 donde tocó con sus puños el estrellato al reinar de forma absoluta en las 160 libras.

 Consiguió el título al vencer el 7 de noviembre de 1970 a Nino Benvenuti y se retiró siete años después todavía siendo campeón.

 De hecho, no perdió durante 13 años y 82 peleas consecutivas, en los que acumuló 14 defensas, récord que duró por años, hasta que Bernard Hopkins lo hizo trisas.

"Marvelous" Marvin Hagler (62-3-2, 53 KO's)
Su apodo no era pura promoción. Marvin Hagler era maravilloso de verdad. Uno de los nombres más conocidos de esa sepa de boxeadores de la década de los 80, junto a "Sugar" Ray Leonard, Tommy Hearns y Roberto "Mano de Piedra" Durán, entre otros, fue, a diferencia de los demás, el único que se mantuvo y dominó por completo en el mismo peso.

El 17 de enero de 1980 noqueó en el octavo asalto a Allan Minter, para conquistar los títulos del Consejo Mundial y de la Asociación Mundial de Boxeo. Peleó con lo mejor de esa época, incluyendo a Durán, Hearns y a John "La Bestia" Mugabi, entre otros. Pero el 4 de junio de 1987 perdió en cerrada decisión frente a "Sugar" Ray Leonard, quien regresaba del retiro y su descontento con la decisión fue tal que anunció inmediatamente su retiro, el que cumplió como pocos.

Stanley Ketchel (55-4-6, 50 KO's)
Fue para los inicios del siglo 20 que Ketchel hizo su carrera en el boxeo. Inició joven, a las 17 años, y en sus siete años de trayectoria, consiguió en tres ocasiones el título de los medianos.
Pero la grandeza de su hazaña estriba en que su carrera apenas llegó al momento de mayor madurez y condición. Cuatro meses después de su última pelea con Jim Smith, el 10 de junio de 1910, Ketchel fue asesinado, lo que dejó al mundo del boxeo con la interrogante de saber qué hubiera logrado Ketchel si hubiera seguido vivo y en el boxeo.

Marcel Cerdan (106-4, 61KO's)
A pesar de que su carrera se desarrolló mayormente en Europa, también dejó su huella en los anales mundiales del boxeo. Y lo hizo de forma grande. Su récord, impresionante de por sí, incluye la conquista del título mundial de los medianos el 21 de septiembre de 1948 frente a Tony Zale, un nocaut en el duodécimo asalto que le ganó el premio de pelea del año por la prestigiosa publicación "The Ring Magazine".

Defendió dos veces su corona y en una pelea que todos esperaban, frente a Jake LaMotta, tuvo que retirarse por una lesión en su hombro.
Cerdán fue otro gran boxeador que el mundo no pudo disfrutar a plenitud. Murió a los 33 años, en un accidente aéreo de regreso a Estados Unidos para la revancha frente a LaMotta.

Jake LaMotta (83-19-4, 30 KO's)
A pesar de que su récord no luce inmaculado como muchos y que tampoco tenía el don de noquear mucho a sus oponentes, Jake LaMotta fue grande, porque nunca le dijo que no a nadie. Incluso, peleó en más de una ocasión con varios, entre ellos, su némesis, "Sugar" Ray Robinson, a quien enfrentó en seis ocasiones y perdió cinco de ellas.
También reinó en varias ocasiones.
 La primera frente a Marcel Cerdán y luego al doblegar a Tiberio Mitri en julio de 1950.

Bernard Hopkins (45-2, 32 KO's)
El único activo de todo este selecto grupo de gladiadores. Lleva once años sin conocer la derrota y el récord de 19 defensas seguidas del título mediano. Con la victoria del sábado  (18/9/04) ante Oscar de la Hoya, se convirtió en el único boxeador que consigue al mismo tiempo los títulos de los cuatro principales organismos a nivel mundial.

En su récord aparecen dos hazañas con letras mayúsculas. Nocauts frente a dos de los más grandes nombres de la actualidad: Félix "Tito" Trinidad y sobre De la Hoya. A las puertas de sus 40 años, busca conseguir la inigualable e impresionante marca de 20 defensas seguidas.

Por Lester Jiménez, septiembre de 2004.