SIEMPRE SE HA PENSADO QUE JOE FRAZIER FUE EL RIVAL MÁS ENREVESADO PARA MUHAMMAD ALI. SIGO SOSTENIENDO QUE KEN NORTON FUE MÁS INCÓMODO Y EL QUE MÁS LO DESLUCIÓ.

Fue otro ciclo de tres adversidades, que se precisó, para determinar superioridad profesional, entre dos oponentes, que también desbordaron los estadios y arenas en concurso profesional

 Cassius Marcellus Clay Júnior, nació el 17 de enero de 1942 en Lousville, Kentucky. De aficionado fue excelente pugilista con registro de 100 triunfos y 5 derrotas. En 1959 ganó el torneo de los Guantes de Oro en la división de los semipesados. Este mismo año fue campeón nacional aficionado de Estados Unidos, en la misma categoría. Título que volvió a obtener en 1960, en las 175 libras, como también el torneo Guantes de Oro y la medalla de oro olímpica de las Olimpíadas celebradas en Roma, Italia.

Invadió el boxeo pagado el 29 de octubre de 1960 imponiéndose a Tunney Hunsaker en Louisville, Kentucky. El 25 de febrero de 1964 obtiene su primera oportunidad campeonil contra el temible campeón de todos los pesos Sonny Liston en Miami Beach y para sorpresa del mundo, lo despachó en 7 capítulos, para adueñarse del monarcado de todos los pesos.

En la pelea de desquite contra Liston, celebrada el 25 de mayo de 1965 en Lewiston, Maine, lo noqueó en el primer asalto. Después hizo 8 defensas más y fue entonces cuando surgió el problema del servicio militar obligatorio, con el Gobierno Federal, cuando el juez Walter E. Mansfield, notificó a la Comisión de Boxeo de Nueva York, negarle la licencia y estuvo inactivo por revocación de su licencia de 1968 a 1970.

Al obtener veredicto a su favor en juicio que se le hizo, aduciendo que su religión no le permitía matar a sus semejantes, finalmente el 28 de junio de 1971 la Corte Suprema, dictaminó veredicto unánime a favor de Muhammad Ali.

Regresó el 26 de octubre de 1970, contra Jerry Quarry, en Atlanta, para eliminarlo por la vía del nocáut en 3 capítulos. El 8 de marzo de 1971 perdió contra Joe Frazier, discutiendo el título de todos los pesos, en el Madison Square Garden, que también significó su primer derrota de profesional.

El 26 de julio de 1971 noqueó en doce asaltos a Jimmy Ellis, en Houston, Texas, para adjudicarse el cetro vacante de todos los pesos de la NABF (Asociación de Federaciones de Boxeo de Norteamérica), el que expuso en cinco ocasiones para exponerlo por sexta vez contra Ken Norton.

Los pálidos logros de Kent Norton de aficionado y los gigantes de profesional

Kenneth Howard Norton, vio la luz del día por primera vez, el 9 de agosto de 1945 en Jacksonville, Illinois. De aficionado obtuvo palmarés de 42 triunfos, 7 reveses, 1 empate, con 33 nocáuts. Debutó de profesional el 14 de noviembre de 1967 contra Grady Brazell, a quien despachó en 5 asaltos. Perdió su primer combate contra José Luis García, por la vía del nocáut en 8 capítulos. Después de este descalabro hilvanó 13 victorias consecutivas, para merecer oportunidad, de disputar el título de los pesos pesados de Estados Unidos, contra el campeón Muhammad Ali.

El combate entre Muhammad Ali y Ken Norton se estipuló, para el 31 de marzo de 1973 en San Diego, California.

Muhammad Ali, venía de hacer 5 defensas del título de todos los pesos de Estados Unidos, que ganó derrotando por la vía del nocáut a Jimmy Ellis, en Houston, Texas. Después de haber sido derrotado por Joe Frazier el 8 de marzo de 1971 tratando de recobrar el cetro mundial de todos los pesos. Lo había expuesto contra: Buster Mathis, George Chuvalo, Jerry Quarry, Floyd Patterson y Bob Foster.

Ken Norton estaba bajo la sombra de Joe Frazier por ser compañeros de cuadra y militaban en la misma división, también con el mismo entrenador el recordado Eddie Futch, quien jamás estuvo de acuerdo que combatieran entre si. Futch siempre afirmó que Ken Norton, tenía estilo perfecto para imponerse a Muhammad Ali.

Ken Norton subió al entarimado con pantaloncillo negro con bandas y ribetes blancos, peso de 210 libras y registro de 29 triunfos, 1 derrota con 24 nocáuts. El campeón de los pesos pesados de Estado Unidos, Muhammad Ali, lucía calzones blancos con franjas negras y pesó 221 libras con palmarés de 41 victorias, 1 una derrota con 31 nocáuts.

Para tercer hombre del cuadrilátero se designó a Frank Lacy, que después se reunió con los protagonistas y sus entrenadores en el centro del ring, para recordarles de lo más importante y elemental de peleas de campeonatos.

El primer reclamo de la campana para empezar el pleito, Ali lanzó largo y cruzado derechazo, más bien para darle la bienvenida a Ken Norton y este se inició determinado con estilo de macho, con excelente jab y el campeón Muhammad Ali, danzando como siempre. Norton, estrelló sólido izquierdazo y los golpes de Ali, se perdían en el vacío. En las cuerdas el retador Norton, castigó las zonas medias del campeón, que respondió Ali, con leves y largos derechazos, para insistir el retador con castigo mansalva, para ser el más reluciente de los tres primeros minutos de acción de combate pactado a doce. Asalto para el retador Ken Norton.

El segundo llamado de la campana, los dos se cuadraron a la derecha y de inmediato Norton puso a trabajar su brazo izquierdo que le dio muy buenos resultados en el primer episodio, para estrellar potente izquierdazo al rostro de Ali, el jab del campeón no estaba trabajando como en otras ocasiones, danzaba muy arisco, por el acosamiento del retador Ken Norton, que penetraba a la guardia de Muhammad Ali, con nítidas y sólidas combinaciones. El jab seguía siendo la llave del combate para el retador Norton. Ali lanzaba golpes muy leves y de prisa, tratando de alejarse del estilo de macho, impuesto por el retador. Otro capítulo a favor del retador Ken Norton.

Angelo Dundee, entrenador de Muhammad Ali, en el minuto de descanso le aconsejó:«Tienes que acoplarte a su estilo o imponer el tuyo, no te noto confortable».

En el tercer capítulo, la historia seguía siendo la misma, Ken Norton muy efectivo con sus golpes de izquierda en forma de jab y ganchos y obligó al campeón Ali, a comenzar usar el ring, danzando y lanzando golpes largos sin efectividad, buscando la fórmula, para detener los certeros golpes de Ken Norton, que obligó a su retador a tomar más confianza y desbordarse impetuoso sobre la guardia de su oponente.

El público comenzaba a impacientarse y pedir más acción a Muhammad Ali, comprobándose en este combate que el estilo de Ali, perteneció a su época, hoy no gustara para nada, además de que no fue boxeador completo, sólo lanzaba ofensivas al rostro, nunca trabajó la humanidad de sus oponentes más allá del mentón. Norton implacable buscaba la rivalidad con lances de distintos ángulos y muy efectivo, para seguir siendo notorio en la pendencia campeonil. Capítulo de Ken Norton.

La obediencia para el desarrollo del cuarto acto, la inició Ali como siempre danzando alrededor del cuadrilátero y se puede decir que hasta exageradamente, porque no permitía acciones en el combate, debido la impetuosidad de Norton y los saltos del famoso Muhammad Ali, que lucía desconcertado. En ocasiones Ken Norton, lo estacionaba en las esquinas y lo minaba de sólido castigo al cuerpo. Ali se mostraba en el combate con leves y largos golpes, casi sin efectos y su retador con efectivos jab y ganchos de izquierdas, era el que movía y hacía vivir a los miles de fanáticos que apoyaban al deporte del boxeo, que es una gran familia, más allá de la distancia. Otro asalto que adjudiqué al retador Ken Norton.

En la esquina de Ken Norton, su entrenador Eddie Futch le dijo:«Lo estás haciendo muy bien, sigue presionándolo, lo tienes confundido».

El quinto llamado al centro del cuadrilátero, Ken Norton recibió al campeón con andanadas de golpes y después mantenía la acción con efectivo jab, al rostro de Ali, que contestaba forzado y sin vigor. El retador penetró a la guardia del campeón con brillantes y duras combinaciones y esta vez Ali, estrelló potente derecha, que animó a sus seguidores que estaban muy pendiente del combate y callados, para de inmediato recibir las contestaciones del inspirado Ken Norton, que continuaba apabullando al campeón de los pesos pesados de Estados Unidos, con verdadero derroche de vitalidad, para presentarle crucigrama pugilístico al boxeador favorito a nivel continental. Capítulo que también califiqué a favor de Norton.

El sexto, séptimo y octavo asalto, Muhammad Ali, quiso identificarse con mejores acciones y la logró, pero sin opacar el excelente trabajo de su oponente, obligando al campeón a capear temporal de trompadas en ocasiones y en otras estar sometido a los latigazos de izquierdas, que no pudo evitar a lo largo de lo que se extendía el combate. Ali, no daba muestra de progreso en el espectáculo y por lo contrario, el retador cada vez cobraba más confianza y desempeñaba mejor eclipsando la gigante figura del campeón de todos los pesos de Estados Unidos. Asaltos que también favorecieron a Ken Norton.

El entrenador de Ali, Angelo Dundee, una vez más preocupado les hizo varias indicaciones al campeón, que ya tenía la pelea casi perdida, fue cuando comenzó a quejarse de dolores en la mandíbula.

En el noveno y el décimo episodio, Ken Norton lo sometió de campana a campana a grotesco castigo en la pelea a distancia y cuerpo a cuerpo. Parecía ser pelea de un sólo hombre, torpedeando las zonas medias del cuerpo y al rostro de Muhammad Ali, que sólo optaba por cubrirse el rostro como en muchas ocasiones lo vimos, que por su fama ganaba algunos encuentros y en fin, todo indicaba que el campeón se notaba incapaz de poder frenar los ímpetus de Ken Norton. Episodio claro para el retador Norton.

En el undécimo asalto, el campeón tratando de volver con presteza, hizo su mejor capítulo, con repeticiones de combinaciones de dos golpes al rostro. Los jab del campeón eran caricias, pero esta vez fue constante y pudo opacar el efectivo desempeño del retador por tres minutos en la pelea pactada a doce asaltos. Asalto a favor de Muhammad Ali.

Para el último acto del combate, Norton salió con más vitalidad y recibió al campeón con explosivo derechazo, Ali se quedaba corto con sus respuestas y la entrega del retador se hizo más vigente con despiadado ataque a los bajos del cuerpo del entonces campeón, que se animó a devolver cañonazos de rectos de derecha y combinaciones de dos golpes a la cabeza de Norton, que sembró seguidillas de sólidos golpes, y someter a Muhammad Ali, a ineludible punición en las cuerdas y siguiéndolo con instintos de remarcar el combate antes de sonar la campana final. Episodio que también adjudicamos al retador Ken Norton.

En combate donde vimos el dominio absoluto de Ken Norton, los jueces emitieron el veredicto así: 5 a 4 votó un juez para Ken Norton, 6 a 5, para Muhammad Ali y 7-5 para Norton, que fue declarado campeón de todos los pesos de Estados Unidos, propinándole la segunda derrota al afamado Muhammad Ali. También se dijo después del combate por indicaciones médicas, que en el tercer episodio Ken Norton, le fracturó la mandíbula al ídolo del boxeo mundial, lo que evitó según su entrenador Angelo Dundee, su mejor desempeño en la sexta defensa del cetro del peso máximo de Estados Unidos.

El combate de desquite entre ambos, se celebró, en el Forum de Los Ángeles, el 10 de septiembre de 1973 donde Ken Norton expuso el cetro de todos los pesos de la (NABF) Asociación de Federaciones de Boxeo de Norteamérica.

Fue combate casi igual al primero con la diferencia de que en los 3 primeros episodios Muhammad Ali, neutralizó a Ken Norton, exhibiendo ritmo de más celeridad, lanzando golpes largos de combinaciones y jab y en vez de caminar volaba en el cuadrilátero. Ali estuvo efectivo hasta el séptimo asalto y el cansancio mermó sus constantes danzas, obligado a presentarle combate más franco al entonces campeón Ken Norton, que aprovechó para imponer la efectividad de su manejo del brazo izquierdo, como también sus descargas a la zonas media del cuerpo.

Ali, terminó muy cansado que hasta golpes le lanzó a su eterno amigo Mundine cuando lo quiso felicitar. Fue otro combate parejo un poco más discutido por parte de Muhammad Ali. Los jueces y el árbitro votaron con las siguientes puntuaciones: 6 a 5 a favor de Muhammad Ali, 6 a 5 a favor de Ken Norton y el árbitro Dick Jones calificó la pelea de 7 a 5 favoreciendo a Muhammad Ali, que con la victoria recuperaba el cetro de todos los pesos de la NABF ( Asociación de Federaciones de Boxeo Norteamérica). En aquellos tiempos todavía los árbitros eran parte del veredicto de los combates de boxeo. Años después se les delegó solamente la responsabilidad de la pelea y tres jueces para ofrecer el resultado de la misma.


La tercera refriega fue por el título mundial de todos los pesos, celebrado, en el Yankee Stadium de Nueva York, el 28 de septiembre de 1976, lo ganó Ken Norton y el público protestó la decisión de los jueces a favor de Muhammad Ali.

Fue una copia de las dos presentaciones anteriores aún designando los jueces a Muhammad Ali ganador, el juicio popular y el mío, es que, en los tres combates celebrados, más dominio comprobó Ken Norton, sobre Ali y en la tercera pelea también fue el ganador, los tres jueces lo privaron del triunfo con anotaciones generalizadas de ocho a siete asaltos y los asistentes tampoco aceptaron la descabellada decisión.

Quedó igualmente en evidencia de que Norton, fue de estilo más complicado para Muhammad Ali, que el también aguerrido y compañero de cuadra Joe Frazier, con quien combatió Ali en tres oportunidades. Igual que Norton se impuso en la primera, perdió Frazier la segunda por decisión unánime y la tercera por nocáut técnico. Ken Norton fue de más estatura y extensión de brazos que Joe Frazier y aunque casi con estilos semejantes de acosamiento, Norton resultó más complicado para el muy afamado Muhammad Ali, recotizador del boxeo mundial que con su fama obtuvo triunfos que no mereció. El público lo veía triunfante con sólo danzar y lanzar dos combinaciones finalizando el asalto, para que los jueces lo vieran ganador.

Soy de la opinión de que todo surge en su momento, refiriéndome a la fama mundial de Muhammad Ali, que obedeció a su estilo de celeridad en los tiempos que no era común en la categoría de todos los pesos, además su condición de bocón, sus vaticinios, como su genialidad para promover sus combates y venderlos. Otro aspecto que contribuyó a su fama mundial fue su victoria sobre el Gobierno Federal, para no cumplir con el servicio militar obligatorio, aduciendo que su religión no le permitía matar a sus semejantes y claro el esplendor de sus primeros ocho años, su primera etapa de campeón mundial fue de elogios aceptados y en la segunda sus batallas contra Joe Frazier y Joe Foreman en 1974.

Estoy convencido que en estas últimas décadas de los noventa hasta nuestro días, el estilo de Ali, no hubiese calado en la afición mundial, era más el tiempo que pasaba en las esquinas recibiendo castigo durante minutos, para salir con combinación de dos golpes con prontitud, la algarabía de la muchedumbre y los jueces le otorgaban el asalto.

Jamás lanzó un golpe debajo de la barbilla de sus oponentes, su blanco siempre fue el rostro, por tal razón jamás se le puede juzgar de boxeador completo. Todo lo contrario con Mike Tyson, que jamás tuvo cerca de la conducta ejemplar de Muhammad Ali, pero lo superó en demanda pública para verlo en acción, por conocer su carácter de gladiador de los cuadriláteros y convencidos del espectáculo que ofrecía Mike Tyson. En la década pasada y presente el estilo de Muhammad Ali, sería muy aburrido y dificulto, alcanzara el éxito que ayer disfrutó con su estilo renuente y danzas excesivas.

…¡Incorporemos al Boxeo!…

Por Chon Romero.

El autor es editor de la revista Guantes y analista boxístico de HBO en español. Además, crítico, defensor, narrador de más de mil combates campeoniles, escritor e historiador de boxeo.