Con una personalidad propia e inquebrantable, inmanejable y libre un hombre capaz de marcar su tempo vital y carrera por si mismo sin los designios de otros que le dirigieran como a un marioneta como hasta ese momento venia sucediendo durante toda la historia con los demás campeones de los pesados, inteligente, valiente, natural… a grandes rasgos esa es la imagen que al aficionado medio al boxeo le asalta cuando se piensa en Muhammad Ali; imagen habrá que decir preestablecida y mitificada hecha al gusto de la devoción casi fanática pero también para el negocio y de ese modo agrandar el mito filón inagotable aunque después de leer, ver y escuchar durante años de forma objetiva y didáctica poco a poco se va desmoronando como una antigua civilización sumergida, metáfora de esos rivales, grandes rivales que sucumbieron a la genialidad y clase de “El Mas Grande” Muhammad Ali.

 Aun negándose a afirmar que estas cualidades pre atribuidas son falsas me remito a hechos de su vida, situaciones cotidianas bien documentadas y confirmadas en numerosas ocasiones para deducir, o más bien despertar nuestra atención sobre su personalidad su verdadero “yo” con sus limitaciones virtudes defectos y errores de su vida.

Pensaba que Alí era como una máquina de precisión en cuanto a su autocontrol en cada situación. Hablo de esa capacidad para manejar cada acción y saber templar sus emociones para así encaminarse hacia la victoria, lo pensaba firmemente hasta conocer por lo menudo algunos pasajes que demuestran que ese autocontrol, autocontrol que daría lugar a esa valentía no era tal como la imaginamos y dábamos por hecha los aficionados, o por lo menos no era de la misma "forma" que pensábamos.

Uno de los momentos en los que Alí no parece capaz de dominar sus nervios nos llevan a sus comienzos. El joven Cassius Clay iba a ir a las Olimpiadas, era el comienzo de una carrera fulgurante él sabia que podía lograr una medalla, clave para su futuro como profesional y que el mismo dudó en llegar a disputar por su miedo a los aviones. Hasta ese punto de renunciar a su sueño podía llegar su pánico a los aviones y tuvo que ser su madre la que le convenciera para que se armara de valor y afrontara su futuro. El caso es que se subió al avión como sabemos y ganaría la medalla olímpica, pero se subió con el paracaídas puesto y no dejo de rezar durante todo el viaje. Este sería uno de los hombres más valientes sobre los rings. El caso es que no podemos igualar una fobia como puede ser esta a la cobardía, pero su fortaleza mental de cierto modo también se ve mermada con este hecho y es curioso como este campeonísimo podía haberse negado a acudir a las olimpiadas por este miedo a volar.

 Si nos ocupamos de otra de sus condiciones más laureadas también tenemos su vivencia que la hace temblar. Esa seguridad en si mismo apabullante y característica que mostraba en el ring le falló en aquella ocasión cuando optando por primera vez al mundial que poseía Sonny Liston, se produjo la famosa anécdota de la sustancia prohibida que Liston usaba para cegar a sus rivales y así vencerlos. Sonny Liston podía noquear a cualquiera con una mano. Pero esa mano tenia que llegar, y el estilo y preparación de Ali no se lo permitían al campeón que uso su vieja táctica. Hay que reconocer la inteligencia de Ali en esa ocasión para capear el temporal estirando su derecha mantenía a distancia a su rival de menos envergadura pero el artífice de esa victoria fue en gran medida Angelo Dundee. Cuando Alí llego a su esquina en el descanso literalmente ciego estaba fuera de si, ¡no quería seguir! Y era su primer asalto al mundial, -"Sácame los guantes" -dijo a su preparador- "No puedes pelear sin guantes" le respondió Dundee quien con bofetada incluida le dijo: -“Estas aquí para esto. ¡Corre!” y le obligó a salir a pelear después de limpiarle los ojos. ¿Qué hubiera pasado si Alí no hubiera tenido un hombre con carácter en su esquina? ¿Donde estaba el Ali que todos conocemos en esta ocasión?, sin duda si Ali; aun Cassius Clay en esa ocasión no sale a pelear y pierde ese combate en su primer intento al mundial hoy estaríamos contando otra historia. O quizá no estaríamos hablando de él.


Alí enloquecido después de vencer a Liston por primera vez

Es clave reconocer que en este genio y de cierta forma la suerte estuvo con el durante su carrera. Puede sonar absurdo pensar que tuvo suerte al perderse los mejores años de su carrera por motivos políticos; pero hay que recordar que cuando Ali se negó a alistarse paso ser un proscrito, cobarde y odiado negro ya que gran parte de la sociedad veía necesario ese conflicto y con el paso del tiempo se dieron cuenta de su error, y Alí paso a ser un héroe, un avanzado un valiente increíble, un líder absoluto el mejor campeón que podría ostentar el titulo... ese que por la cara le habían sacado.
Si hablamos de suerte en su carrera y si antes aludíamos a la anécdota en su primer combate contra "El Invencible" Liston, retrocederemos hasta el Clay aspirante, lanzado, decidido y predestinado a ser campeón cuando se enfrentó a un grandísimo púgil y profesional de este noble deporte el londinense Henry Cooper, ese que destrozó a nuestro Urtain con el padre de un servidor en el ring side. El europeo era un mero trámite para el joven que más papeletas para destronar al campeón Liston. Una buena piedra de toque clave pare decidir el futuro inmediato de Clay; asalto al mundial o no. Un buen Europeo para hacer mejorar a Cassius.
El combate parejo y entre un genio y un hombre fuerte, profesional y con mil y una batallas a sus espaldas. No se subestimaba a Cooper pero nadie podía imaginar que casi o sin casi tenía poder para noquear a Clay.

Una mano impresionante de Cooper estalló en la mandíbula de Clay que cayó sentado apoyándose contra las cuerdas. Estaba aturdido, casi fuera de combate. Se levantó rápido descolocado como mil veces por raza hemos visto levantarse a boxeadores que diez segundos después iban a perder esa pelea, pero la campana sonó y Clay pudo refugiarse en su esquina. ¿no vino la campana en el mejor momento? Clay cayo sentado con todo su peso en la banqueta con los ojos como platos, vidriosos mirando hacia arriba nerviosamente de derecha a izquierda y sin saber donde estaba, un minuto de descanso quizá era insuficiente.


Alí vivió el estado de K.O contra Cooper.

Una vez más la maestría de su esquina dio sus frutos. Dundee dio a oler unas bolitas de amoniaco a Clay para hacerle reaccionar; reaccionó, hay que estar muerto para no hacerlo pero el golpe había sido duro. Dundee observó como uno de los guantes de Clay tenía una costura floja y metiendo el dedo rasgó premeditadamente el guante llamando al referee para informarle de la incidencia que por supuesto no podía pelear en de ese modo.

Clay estaba al borde del K.O, como Cooper dijo luego "un hombre que ha recibido un golpe solo necesita tiempo" los guantes tenían que ser cambiados ambos por lo que alguien tuvo que ir a los vestuarios del estadio de Wembley como a unos 200 m, ir, volver sacar los guantes de Clay y poner los nuevos con el beneplácito del arbitro. Todo el Tiempo que necesitaba Cassius para recuperarse. Al reanudarse el combate con Clay en Clay rápido como el diablo no paraba de martillear a Cooper que cortado perdería el combate. Sin duda la diosa fortuna estuvo de parte del Chico negro esa noche.    

En su camino hacia el mundial este tropiezo ante Cooper podría haber trastocado el devenir de sus hazañas, y como vemos tanto en este combate como en el del propio título hubo hechos que resaltar y que conviene conocer y valorar libremente.
 El ya Campeón ahora Muhammad Ali dio como caballero que es la revancha a Sonny Liston, aunque posiblemente hubiera ganado de todos modos a Liston que ni siquiera se sabe que edad tenía en ese momento. También en esta ocasión tuvo su ápice de fortuna.
Después de todo el "show espectáculo" ofrecido por ambos boxeadores antes de la primera pelea y de la derrota-abandono de Liston este estaba envenenado por ese deshonor y ridículo, que aquel joven y mocoso le había superado y cuentan que se preparó como hacía mucho que no acostumbraba o más bien como nunca había hecho. Estaba decidido a recuperar el título y a vencer a Alí.

Todo estaba dispuesto para esa revancha los dos campeones al 100 % tres días antes del combate estando Alí en la habitación del hotel del Sherry Baltimore, tranquilo, había cenado y se acostó. A las seis de la mañana se levantó de la cama y con unos dolores y vómitos terribles. Alí esta asustado y a escondidas se fueron para el hospital. Un bulto en su estómago era la causa. Hernia Inguinal y si no hubieran acudido al hospital su vida habría corrido peligro. Alí tuvo que ser operado y por supuesto la pelea aplazada.

Liston paso a odiar más a Ali ya que había llegado a su limite máximo de preparación, y el mismo sabía que nunca mas reuniría la voluntad y decisión para llegar a ese estado. "Si ese chico no anduviera de maleante cada noche por las calles no lo pasaría nada malo" dijo Liston cuando se enteró mientras se servia una buena copa... La revancha no llegó al segundo asalto. Alí ganó por K.O con el Golpe de Ancla o Golpe fantasma, una derecha terrible directa a la sien mientras un Ali pletórico basculaba hacia atrás pegando.

Creo que uno nunca va preparado a un combate como al anterior o al siguiente. Puede ir mejor o peor pero nunca igual por que las circunstancias son distintas y es difícil ir mejor cuando habías llegado a tu más alto nivel, yo creo en esta teoría y esta vez estuvo del lado de Alí y repito que seguramente habrían vencido de todos modos, aunque no al minuto de pelea.


La imagen más conocida de Ali recriminando a Liston que se levante después del "Golpe de Ancla"

La misma circunstancia y de nuevo a favor de nuestro hombre aunque sin sufrir él el percance se dio en el gran combate de el Zaire donde Muhammad Alí iba a enfrentarse a quizá el boxeador con más potencia de pegada de todos los tiempos, ese del que ridículamente se decía que no tenía técnica. George Foreman iba a defender su título ante Alí, siendo más joven más potente y en su momento de reinado más álgido por lógica sin rivales "reales" en el panorama ya que había borrado, a veces de forma dramática, como a Norton o Frazier, ambos vencedores de Ali destruidos por él sin contemplaciones. Foreman nunca había peleado fuera de USA y no quería hacerlo en África. Estando allí ya a días del combate durante un entrenamiento Foreman sufrió un corte en la ceja. Un corte en el boxeo es sinónimo de cuatro semanas de parón, y por supuesto aplazamiento de un combate que Foreman no pensaba ni barajaba perder.
Ese mes sirvió para cicatrizar la herida de George y para que Alí verdaderamente mejorara su forma física y maquinara como vencer a ese duro rival incómodo en Zaire, preocupado por su ceja y ansioso por terminar ya y volver a su casa.

Foreman siempre se preparaba muy bien y así lo hizo, pero nunca sabremos que hubiera pasado sin ese aplazamiento que sin duda no benefició a nadie. Alí hizo lo imposible, lo inhumano lo ilógico su leyenda creció y se hizo mas grande que su yo absorbiéndole y engañándole, haciéndole creer su propio personaje.


Foreman cayó destrozado. Nadie podía creerlo. Seguramente Alí se asustó de si mismo.

Cuando hablamos de la inteligencia de Ali cabe recordar que él mismo usó un test de inteligencia que le  había hecho el ejército años atrás para justificar su negación a alistarse, ya que ese test decía que el coeficiente intelectual de Cassius Clay estaba por debajo de la media, por lo que era NO APTO para alistarse, y si lo había sido en el pasado no iba a ser apto ahora.
Quizá, toda su inteligencia estaba canalizada al ring.

También de cierto modo siempre usamos a Muhammad Ali como un boxeador de tránsito entre los manejados por el hampa (Carbo & Company) como fueran pues prácticamente todos los campeones mundiales anteriores a él, llamárase Louis, Marciano, Pep, Paterson. Moore... y la verdad es que no es del todo cierto.

Esa imagen de inmanejable hombre es tan volátil como los amigos de Ali cuando le fue retirada la licencia para pelear; Si antes la mafia iba de negro y con sombrero, los que manejaron, se lucraron y aprovecharon de Ali llevaban túnica hasta los pies y gorro islámico.

Su mentor espiritual Elijah Muhammad era contrario al boxeo, decía que el Corán afirmaba que era indigno golpear a un hombre en el rostro. De hecho estaba muy recatado antes del combate ya que pensaba que Liston lo destrozaría. Cuando Alí venció Elijah afirmó que había ganado por el favor de Ala, y ¿que ocurrió cuando la gallina de los huevos de oro comenzó a generar beneficios? Alí paso a ser el musulmán que vencía a todos los bancos por lo tanto un digno hermano que también sea dicho de paso daba muchos beneficios. De hecho no digamos que fue un error de Alí convertirse al Islam ya que esa decisión es personal pero hacer saber que en sus comienzos la Nación de Islam era poco menos que una secta; solo recordar que afirmaban que al hombre blanco lo habían creado los negros en un laboratorio situado en una isla llamada Phatmos de algún lugar del Pacífico... su gran amigo Malcom al que por orden de Elijah Muhammad dejó de hablar error que todavía le duele a Ali ya que fue asesinado antes de recomponer esas relaciones, rotas por mandato de terceros sin que Alí lo decidiera y tan solo obedeciera como "hombre libre". Por otro lado nuestro hombre tiene el orgullo y mérito de ser el 1º campeón del mundo en ir a África a ofrecer su cinturón, pues bien ese significado que millones de personas dieron a ese hecho y agradecen a Alí también fue impuesto por la Nación del Islam y lo cierto es que Alí no era consciente de lo que suponía este viaje le hubiera sido indiferente ir a Canadá o la India, aunque la leyenda da el mérito al campeón, que para ser inmanejable le manejaron bastante.


Alí y Malcom dos personajes para la historia. Al fondo el autobús con el que Alí (aun Clay) perseguía a Liston.

Entender la "repulsa" a los blancos y esa defensa de su raza atendiendo al momento socio-político de USA y su Lousville; represión e injusticias a los infravalorados hombres de color, pero aunque pueda sonar fuerte no fue menos racista su postura que la contraria; es decir: si es racista que un blanco odie a los negros, ¿no lo será también que un negro odie por decreto a los blancos? hablamos fuera de suspicacias o casos concretos y sin atender al victimismo de hacerse ver el débil. Por lógica debería ser así. Hubo un momento en el que Muhammad declaró: "Nunca he luchado afondo contra ciertas personas, sobre todo contra los negros a los que me he enfrentado. Podría haberme empelado más afondo, pero no lo hice, y aún así fui el mejor de la historia del planeta Tierra".
 Si, el caso es que aunque con los años Muhammad Ali se ha ido apaciguando en principio fue bastante radical y esa radicalidad junto con la cultura elegida fue una mezcla de racismo y machismo, la poligamia musulmana prohibida en Estados Unidos él la usó legalmente aunque habrá que decir que siempre respetó a todos los suyos ex-mujeres e hijos. De ese machismo deben quedar pocos resquicios viendo el respeto y apoyo a su hija Laila en su carrera como Boxeadora, cuando en otro tiempo no le gustaba que su mujer llevara vestidos cortos en público.


Alí, el campeón ejerce de papá.

El caso es que siempre se vio como "el campeón del pueblo" (así se autodenominaba) se sobreentiende que del pueblo llano de los obreros negros su reflejo... pero su descapotable lavanda, su casa con piscina en un barrio de esos blancos ricos que él negaba sus ideales no se correspondieron con sus hechos en muchos puntos de su vida.

Si hay algo cierto en la vida pública de el Más grande fue que su lengua no tenía parangón. Muchos son los testimonios de que su apodo "El bocazas de Lousville" era bien merecido, y es que de niño era tan bocazas como de campeón del mundo de eso no cabe duda y es cierto que cuando Clay se dio a conocer todas sus bravatas estaban premeditadas interpretadas pero él creía lo que decía. Lo creía por que así lo quería y eso le daba una fuerza que no se consigue en el gimnasio.
Del mismo modo su carrera esta llena de eso momentos en los que en público Muhammad giraba la cara hacia uno de sus hombres, le guiñaba un ojo y susurraba: "Agarrame..." para lanzarse enajenado hacia algún rival vociferando que lo iba a matar realizando una de esas interpretaciones magistrales que como aquella vez Martha Louis, mujer del mítico Joe Louis presenció diciendo, "Este chico esta loco. Debería verle un psiquiatra" era el efecto que Muhammad buscaba. Llamar la atención.
Un anécdota que ilustra bien esta táctica llevaba a modo de vida nos lleva a ese momento donde Alí perseguía con autobús publicitario incluido a Charles Sonny Liston, como ya hemos dicho Alí le perseguía, insultaba se mofaba... quería enfadarle para conseguir su oportunidad, pero nunca lo hizo en privado, siempre en publico, cuanto más público mejor.
Se dice que una vez entro en el gimnasio de Liston mientras este se preparaba y por supuesto ante los medios acreditados para cubrir el combate grito que Liston no podía noquear ya ni a su sparring. De verdad le molestó a Sonny esa afrenta pero no fue hasta unos días después cuando una noche en un casino Alí halló a Liston perdiendo a los dados. -¡¡¡miren al gran oso feo no sabe ni tirar los dados!!!-, Liston perdía varios cientos de dólares. Le miro y volvió a lanzar para volver a perder. -¡¡Miren no da una a derechas!!- Liston se acercó y amenazó a Clay que creyó que la campaña de hoy ya estaba hecha. Unas horas más tarde Liston vio a su amigo Clay (aun no era Muhammad) en otra sala del casino y advirtió al amigo que le acompañaba: -Mira esto- Se acercó a Clay y le dio una tremenda bofetada de esas muy sonoras y mas aparatosas que hirientes.
-¿Por que has hecho eso?- Nuestro Clay aturdido y asustado... con los ojos como platos.
-Por que te pasas mucho- Le dijo Liston poco amigo de la bromas que cuando se alejaba dijo a su amigo: -Le he llegado muy dentro al bocazas este...-
Cassuis Clay se había asustado de verdad, así lo reconoció. Esa bofetada no estaba en el guión de su película. Nuestro Clay se fue por donde había venido con su bofetada y sin mucha reacción mas. Pero lo cierto es que todos estos shows estaban destinados a vender entradas para el combate y en la realidad si había que hablar con Liston o cualquier otro rival en serio se hacia; sin mas aspavientos, eran profesionales.

Esta forma de ser de Muhammad que comenzó siendo innata paso a ser una constante, cada vez se afianzó más él mismo poco a poco fue creyéndose su papel como un actor que a fuerza de repetirse se ve absorbido por su personaje estrella y acaba siendo incapaz de salir de él. A partir de que casi proféticamente todos sus vaticinios que a veces improvisaba sobre la marcha se iban cumpliendo al pie de la letra no pudo más que caer en su propia tela de araña, en algún momento si se creyó superior al resto de los mortales y lo cierto es que si no hubiera hecho no habría conseguido todo lo conseguido. Lo lógico y lo mágico, pero lo hizo ya en una rueda de vicio y repulsa en una cárcel de ilógica. Cuando Alí volvió a pelear después de su retirada de licencia se dio cuenta de que tenía que recomponer su estilo medio olvidarse del ayer y ver sus condiciones para alzarse otra vez al sito robado. Al gran maestro del baile no le respondían las piernas. Ese estilo
Nureyev, esas piernas portentosas, ese baile de alta escuela paso a ser, aunque todos los boxeadores del mundo venderían su alma por él, un bailecillo de verbena para lo que era capaz de hacer antes. Ali se entrenó de forma sobrehumana. Asumió que iba a tragarse más y más potentes manos que nunca y por ello hizo algo muy peligroso. Quiso "entrenar" su capacidad de encaje y pedía a sus sparrings que le golpearan con fuerza, como en un combate real él quería probarse y esto es demasiado peligroso, voluntariamente dejaba que le golpeasen con fuerza para probarse... pero él sabía que consecuencias podía traer esto. Consciente de sus actos y de cierto tono mártir prefirió callar millones de bocas, golpear metafóricamente al sistema, a esos que prefirieron "dejarle vivo" para verle destrozado en su medio; los rings. Alí quiso demostrar que de veras como siempre dijo era el más grande y terrible saber el riesgo cuando el orgullo es enfermizo, destructor.

Recuperó su titulo como sabemos en el Zaire en un combate donde prefería morir en el ring que salir derrotado, pero lo digo de forma literal no literaria y se tuvo que reponer de manos que en otro momento de su vida no habría podido, saco todo su genio saco todo lo que llevaba dentro para vencer al mas fuerte. Pensó en la retirada por él mejor que nadie sabía que jugaba con dinamita pero ya no pudo parar. Era demasiado tarde. La leyenda superaba a la persona y la persona, el hombre paso a segundo plano, a no ser importante a ser un mero tramite en su historia. 
Alí volvio a los ring para seguir destruyéndose convencido de que podría ser el primer hombre en reconquistar por cuarta vez en mundial de los pesados aseguraba que el hombre capaz de hacerlo si no era él; aun no había nacido. Evander ya lo había hecho. El caso es que se creía más que nunca sus palabras cegado por su leyenda al mismo tiempo que sin querer aceptarlo miraba al lado contrario de la verdad, quizá por cobardía, quizá para seguir engañándose de cierto modo.

¿Como olvidar su tercer combate contra Frazier? La muerte no debería rondar nunca al boxeo y menos cuando ambos hombres conscientes no se rinden hasta llegar al limite absoluto que marca la fina línea de la vida y la muerte.
Cuando Frazier no salió en el ultimo asalto estaba en un estado deplorable. Hay unas secuencias donde en primer plano Joe escupe al cubo el agua que acaba de beber totalmente teñida de sangre, cara deforme. Cuentan que a cada mano de Alí la sangre de Frazier salpicaba la lona de forma escandalosa. Ali no estaba mejor. Físicamente ambos habían llegado la limite total humano ahí donde nunca se debe llegar.


"La Batalla de Manila" uno de los combates mas duros de todos los tiempos. Un combate suicida...

Cuando Frazier no sale a la llamada del 15º asalto lo hizo por que Eddie Funch, un preparador de lo mejor que existía se gira al referee y hace un gesto horizontal con la mano "no mas" ¿por que? Funch había visto morir a cuatro boxeadores en el ring, y sintió que el bueno de Joe Frazier se le iba, lo creyó de verdad y por supuesto no quiso seguir con eso. Impresionante.

Cuando Ali supo que Frazier no salía se levantó por inercia, alzo los brazos y se desvaneció. Estaba destrozado. Su ácido base = 0, y apaleado durante todo el combate. El autor de "Los Fantasmas de Manila" cuenta de que estando Alí sentado en su esquina recuperándose después del desmayo cogió los dedos del escritor y los paso por su frente. El escritor pudo notar los golpes en la frente de Muhammad, sus huesos esculpidos por la batalla, a Muhammad Alí le preocupaba sufrir lesiones graves. Esa noche debió poner punto y final, ¿por que no lo hizo? Siguió creyéndose capaz de todo queriendo ignorar la verdad, pero todo fue una pendiente de absurdo e ilógica. Todo lo demás sobró en su carrera el bueno de Muhammad continuaría destrozándose en los rings víctima de él mismo y de los mercenarios que rigen el boxeo.


Frazier quedó destrozado.

 Muhammad Alí llegó a pelear ya estando medicándose para su mal de parkinson, si es cierto L-Dopa, entre otros fármacos, para combatir los primeros síntomas de su degradación fruto de su insistencia peligrosa sobre los rings. Y como esas autoridades del boxeo que rigen los cinturones ignoraron a la persona para ver crecer el negocio, el todopoderoso dólar sobre la vida del boxeador. ¿donde estaban esos rigurosos exámenes médicos que deciden el combate? ¿quien los firmaba? ¿quien respaldaba el APTO para una persona con una enfermedad neuro-degenerativa incurable? independientemente de que por voluntad Alí quisiera pelear, los defensores del boxeo a veces tiene que vomitar sangre con trozos de corazón presenciando el sinsentido del negocio de la carne, de carne a la picadora; del mercado humano.
Según médicos refutados el mal de Muhammad viene dado por micro fracturas craneales, sin duda fruto de su larga carrera y sobre todo en esta parte final donde prefirió llevarse las manos de hombres con las pegadas mas duras de la historia antes de perder. De combates suicidas, donde sabía el riesgo que entrañaban sus hazañas y lo aceptó. Sin la devoción de mártir todo mi apoyo y respeto.

Considero que la vida de este grandísimo personaje en la historia del boxeo, de América y del mundo es una curiosa mezcla de mil cosas una serie de fracasos, victorias, de aciertos y equivocaciones y suerte; mala y buena que se entrelazaron para dar lugar a la vida del campeón del mundo de los pesos pesados más especial que hayamos conocido. Cuando aludo a esa suerte de Alí en su carrera lo hago con conocimiento y también afirmo que todas esas casualidades enmarañadas para dar lugar a lo conocido se van de la probabilidad matemática, de la simple casualidad para formar la biografía de un ser humano tocado por el destino, un líder a la altura de coetáneos como Mandela, Luther King, Ghandi... etc. Ya el deporte quedaría como una simple anécdota su vehículo y escaparate para el mundo.

Hoy se puede decir que Ali es mas grande que cuando afirmaba serlo. Con el paso del tiempo su persona ha ido ganando al personaje, han sufrido una simbiosis interesante, se han suavizado sus creencias modeladas por la lógica ha aprendido de los malos momentos ha sido y es un ejemplo de lucha contra el parkinson desde su Lousville natal donde dirige el centro contra el Parkinson para el mundo, ha sido nombrado embajador de la paz por las Naciones Unidas por su persona y personaje ahora antítesis de lo que fue en los rings, un orgullo para el boxeo lo más interesante es ver a sus seguidores ajenos al boxeo, esos que no le conocen por sus hazañas deportivas. Eso le da la razón a Ali, por eso si se ha convertido en el Más Grande, en alguien de verdad especial pero lo ha conseguido cuando su persona se ha hecho mejor, si para muchos de nosotros si parece un ser tocado por la mano de Dios como ya he rescatado otras veces el mismo Alí dijo de su enfermedad: "Dios me está haciendo ver que soy un hombre como otro cualquiera. Y también te lo está haciendo ver a tí. Puedes aprender de lo que me sucede".
Siempre aseguró ser el mejor y con el tiempo lo ha conseguido. Lejos de hacer publicad de esa marca que usó como icono a nuestro Alí como rezaba en esa campaña "Impossible is Nothing", ¿quien mejor que Muhammad para demostrarlo?.

Por Manuel Lino