"El Guerrero Mexicano"
   Julio Cesar Chávez nació en la cuidad de Obregón, situada en el estado de Sonora (Mexico) aunque creció en Culiacán. Consiguió mantenerse en el boxeo como campeón del Mundo durante 16 años. En 1996 cumplió cien combates como profesional, en los cuales demostró clase, garra y un amor propio sólo digno de los grandes campeones. Debutó como profesional el 2 de mayo de 1980 frente al mexicano Andrés Félix, al que derrotó por KO en el sexto asalto. Conquistó el título mundial de los superplumas en versión del Consejo Mundial en septiembre de 1984, al vencer por KO en el octavo asalto al estadounidense Mario Martínez, y el de los ligeros en versión de la asociación al derrotar a Edwin Rosario, en 1987, por KO técnico en el undécimo asalto.

Quizá el más dramático de los combates que disputó fue el que le enfrentó a Meldrick Taylor, en marzo de 1990. Chávez iba perdiendo claramente a los puntos, pero una fantástica reacción en el último asalto le sirvió para ganar por KO cuando faltaban cinco segundos para la finalización del combate.

A lo largo de su carrera, Chávez, también conocido como El guerrero mexicano, consiguió imponer un respeto enorme a todos su rivales, hasta el punto de que llegó a los cien combates con sólo dos derrotas: la primera, a los puntos frente a Frankie Randall, en enero de 1994, con el título de los superligeros en juego. Chávez derrotó a Randall en el octavo asalto de la revancha, disputada en mayo de ese mismo año. La segunda vez que perdió el mexicano fue en junio de 1996, frente al estadounidense Óscar de la Hoya, por KO técnico en el cuarto.

Su único nulo en el primer centenar de peleas fue igualmente emocionante: se produjo en el combate que le enfrentaba, con el título superligeros del Consejo en juego, al estadounidense Pernell Whitaker, en septiembre de 1993. Chávez ha sido capaz incluso de llenar el enorme Estadio Azteca frente a Grag Haugen para alguna de sus veladas, y su popularidad en los años ochenta y principios de los noventa era sólo equiparable a la de Mike Tyson. Como tantos otros campeonísimos no supo poner punto y final a su carrera, y con bien superada la treintena sumó varias derrotas ante Óscar De la Hoya, y Willie Wise entre otros. Su despedida se produce en el año 2004.

En la memoria y para la historia queda este campeón, su pelea contra Randall, Whitaker, Chapo y la vida y carrera de para muchos el mejor boxeador de todos los tiempos Libra X Libra.