(1973)

Felix "Tito" Trinidad nace el 10 de enero de 1973, en Cupey Alto (Puerto Rico). Comienza el boxeo a los 12 años de edad ganando cinco campeonatos de aficionados en Puerto Rico (100 libras, 112, 119, 126 y 132).
 Su record de aficionado es de 51-6. El 10 de marzo de 1990 comienza su carrera como profesional. Sus cinco primeras peleas como profesional las gana por la vía del K.O (noquea a 9 de sus primeros 10 oponentes). "Tito" tiene un porcentaje de K.O´s de los más altos en la historia del boxeo: 90%. En su corta carrera profesional, Trinidad hace frente a duros adversarios.
El 6 diciembre de 1991 en su pelea contra el experimentado Jake Rodríguez se lastima la mano derecha en el segundo round y la izquierda en el cuarto. Aún así, "Tito" vence por decisión unánime, pero tiene que despedirse del boxeo por un período de cinco meses. El 3 de octubre de 1992, Trinidad se enfrenta en París al veterano pugilista argentino, Alberto Cortés, con record de 51-3.
Esta pelea es una verdadera llamada de atención para el joven Trinidad quien tiene un descuido en el segundo round. Cortés aprovecha la desconcentración e inexperiencia del boricua mandándolo a la lona dos veces. Cuando el argentino sale dispuesto a acabar la pelea en el tercero, recibe una lluvia de puños de un resucitado Trinidad. Cortés no puede aguantar el castigo y el boricua gana por K.O técnico.

El 19 de junio de 1993, hace su primer combate por el título mundial de los welter contra el campeón de la FIB, Maurice Blocker. Desde la campana, Trinidad toma el control de la pelea tirando golpes a la cara y al cuerpo de Blocker hasta acabar con él en las postrimerías del segundo asalto. La certeza de que Trinidad es un pegador nato, se solidifica. El 6 de agosto de 1993, Tito hace su primera defensa de su título se produce contra Luis García, boricua de Bayamón. Trinidad deshace a García con una derecha cruzada en el primer round para luego tirarlo tres veces más en el mismo asalto. TKO.

El 23 de octubre de 1993, Trinidad defiende su título por segunda vez contra Anthony Stephens, quien sobrevive a una aparatoso caída en el segundo asalto, para luego aguantar el castigo boricua hasta que la pelea fue parada en el 10º asalto.

El 29 de enero del 94, Trinidad gana por decisión unánime a Héctor "Macho" Camacho. Domina la pelea de punta a punta frente a un gallito "Macho Man". Este combate es el que catapulta a Félix "Tito" Trinidad definitivamente en el mundo del boxeo. Después de esta pelea, Trinidad se toma un descanso de 8 meses. El 17 de setiembre de 1994 Tiene un temible retador. Se trata de Luis Ramón "Yori Boy" Campas, de quien muchos dicen que es el próximo Chávez. Campas tiene un impresionante record de 56-0, con 50 K,O.

La batalla tiene lugar como parte de las celebraciones de la independencia mexicana. Campas, que tiene lógicamente el público a su favor, manda a Trinidad a la lona con un rápido gancho de izquierda en el segundo round. A pesar de que el golpe parece sorprender y herir a Trinidad y de que Campas se apresta a dar por terminado el combate, el puertorriqueño reacciona y demuestra porqué es el campeón. En el cuarto round conecta más de una docena de golpes al rostro de Campas. El referee, Richard Steele se ve obligado a terminar la pelea.

El 10 de diciembre de 1994, en Monterrey, Mexico, Trinidad se enfrenta al más importante oponente de su carrera: Oba Carr. Después de un primer asalto dominado por el de Detroit, Carr manda en el segundo a la lona a Trinidad, pero increíblemente, el golpe despertaría al campeón y éste toma el control de la pelea hasta el octavo en el que tumba a Carr por dos veces. Carr se levanta, Trinidad conecta cuatro golpes seguidos al rostro y el árbitro finaliza la contienda.

El 8 de abril de 1995, en su primera pelea del año 1995, Trinidad defiende por novena vez su título y su retador es Roger " Stingray " Turner. Resulta ser una rápida velada. Con un gancho de izquierda, el boricua noquea a Turner en el segundo. El segundo asalto parece convertirse en el favorito de los puños de "Tito": tres de sus cuatro oponentes anteriores cayeron fulminados en ese episodio. La dureza de sus puños comienza a ser tema de conversación.

El 10 de febrero de 1996, Trinidad vuelve a demostrar su poder haciendo algo típico en su manera de boxear: castiga, esta vez, a Rodney Moore y en el cuarto la pelea se acaba por KO. En el cuarto exactamente, pues Moore se niega a volver en el quinto. Había recibido demasiado castigo.


El 18 de mayo de 1996, Trinidad se enfrenta al ex-campeón mundial, Freddie Pendelton. Pendleton se afana en hacer valer su experiencia ante la potencia noqueadora del puertorriqueño. Pero resulta ser la víctima 29 de Trinidad. Tito saca un gancho de derecha al cuerpo para doblar a Pendleton. La pelea culmina en el quinto cuando Pendleton es incapaz de levantarse antes de la cuenta.

El 11 de enero de 1997, El retador es el poco conocido Kevin Lueshing. Pero en lo que parece ser a veces el hábito (mal habito) de Trinidad, éste subestima "desde la campanada inicial" a su oponente y Lueshing coge sin guardia al campeón con una combinación de derecha-izquierda mandándolo a la lona. Trinidad vuelve después de la caída y se convierte en una tormenta de golpes en el próximo round. Lueshing se va a la lona y sería el contrincante número 31 consecutivo del campeón.

Para el verano del 97 se pacta una pelea entre Trinidad-Terry Norris, pero éste da marcha atrás a su acuerdo promocional. El contrincante es ahora el candidato Nº 1 de los super welter, Troy Waters. Peleando por la oportunidad de enfrentarse a Norris, Trinidad y Waters se ven las caras en el Madison Square Garden el 23 de agosto.

Diez mil puertorriqueños se dan cita en la catedral del boxeo para ver a su nuevo ídolo del ring. Trinidad ataca en el primer asalto, Waters cae y se levanta después de la cuenta de protección. Pero no duraría nada. El boricua sigue acechando alentado por su público, se va hacia Waters y allí, en ese mismo asalto, acaba la historia. En otros lares la justicia le da un palo a Norris, que pierde su combate con Keith Mullings.

Mientras, en Bayamón, Pueto Rico. Trinidad expone su título en su patria el 3 de abril de 1998 contra el contendiente Nº1, el africano Mahenge Zulú. Más de 12.000 puertorriqueños le dieron la bienvenida en el Rubén Rodríguez.
Zulú había estudiado al campeón o, por lo menos eso se decía. Estuvo muy activo y demostró su poder en los dos primeros asaltos. Pero no dura mucho la ilusión del Zaire. Trinidad castiga sin piedad hasta que se para la pelea a los 2:20 del cuarto asalto. Profeta en su tierra.

El 1999 se ha convertido en uno de los años mas activos en la carrera de Tito Trinidad. Luego de superar sus problemas contractuales con el promotor estadounidense Don King, lo que le causó casi un año de ausencia de los cuadriláteros, subió al entarimado el 20 de febrero en el Madison Square Garden de Nueva York, en donde obtuvo una victoria por decisión unánime contra el ex olímpico Pernell Whitaker, en lo que ha sido una de sus defensas titulares más difíciles hasta la fecha. Trinidad vuelve a combatir frente a los suyos, nuevamente en el Coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón, donde prácticamente apabulla en cuatro asaltos a Hugo Pineda con un poderoso gancho al estómago, haciendo caer de rodillas a su rival. Luego de este combate, fueron muchos los que pidieron a gritos el ansiado combate contra el campeón del CMB Oscar de la Hoya, concretándose las negociaciones para celebrarse el mismo. ¿La fecha?: 18 de septiembre. ¿El lugar?: Las Vegas, Nevada. Sitio que muchos consideraron que era perjudicial para Trinidad, dada la alta concentración de mexicano-estadounidenses que apoyarían a De la Hoya, y que podrían influir adversamente en caso de que el pleito llegara a su límite.

Pero esto no afectó para nada las ganas de Trinidad de demostrar de una vez y por todas que es el mejor del mundo, libra por libra. El combate se inició con ambos púgiles estudiándose, y a medida que pasó la mitad de la pelea, De la Hoya llevaba una clara ventaja sobre Trinidad, logrando hacer inclusive que sangrara por su nariz, algo que preocupó grandemente a los miles de puertorriqueños que habían paralizado el país para ver el combate. En la segunda mitad, Tito decidió apretar el combate, llevando la mejor parte en el contragolpe, mientras De la Hoya se dedicó los últimos tres asaltos a correr para evitar ser alcanzado por los golpes del boricua.

Esa estrategia fue la que le costó, según la apreciación de los jueces, la pelea a De la Hoya, dándole la victoria al nuestro por decisión mayoritaria, reteniendo su título welter de la FIB y obteniendo el título del CMB, así como el reconocimiento de ser el mejor libra por libra del mundo.

Lee la carta de agradecimiento al pueblo de Puerto Rico... 3 de marzo de 2000, Tito sube al ring como retador por segunda vez en su carrera y se corona campeón súper welter de la AMB al vencer por decisión unánime a David Reid. Luego de ser derribado por sexta ocasión en su carrera, Tito se levanta y apabulla a su rival, derribándolo en el séptimo y tres veces en el undécimo. Reid se convierte en la víctima Núm. 37 del imbatible Campeón Boricua y el tercer medallista de oro Olímpico de Norteamérica derrotado por el astro de Cupey Alto (Pernell Whitaker, Oscar De La Hoya y David Reid).

El 22 de julio de 2000, Tito Trinidad impuso su superior pegada y técnica boxística para vencer por K.O técnico en el tercer asalto a su primer rival, el senegalés Mamadou Thiam, y así estrenar exitosamente su corona del peso superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo. El desenlace se produjo cuando restaban apenas 12 segundos del tercer round. En ese instante, Thiam recibió uno de los numerosos uppers conectados por Trinidad; le dio la espalda a su oponente, y el árbitro Jorge Alonso intervino de inmediato para poner fin al encuentro.

El 3 de diciembre de 2000, El campeón puertorriqueño vuelve a comprobar que es el mejor boxeador libra por libra al dominar a un guerrero Azteca que lleva el nombre de Fernando Vargas. Declarado el mejor combate de 2000, el orgullo de Cupey vuelve a demostrar la cría boricua, dominando al Azteca con su potente gancho de izquierda, que lastimó a Vargas durante toda la pelea, derribándolo dos veces en el primer asalto y tres en el duodécimo donde el árbitro detiene el combate coronándose campeón de FIB y reteniendo el de la AMB en el peso súper welter.

 Fue una pelea vibrante de principio a fin donde Vargas demostró su valentía y casta un hombre entregado a su deporte y al espectáculo mezcla de campeones para uno de esos combates memorables de los que sin duda crean afición.


El 12 de mayo de 2001, El ídolo de Puerto Rico se enfrenta a William Joppy en el llamado torneo "Sugar Ray Robinson" de los Medianos en el Madison Square Garden de New York. Tito despacha a Joppy en cinco asaltos, derribándolo en el primero, cuarto y quinto asalto donde detienen el combate.

Trinidad se convierte en el primer puertorriqueño en coronarse en el peso medio, el tercero en coronarse en tres divisiones (Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez, Wilfredo Vázquez) y se catapulta no tan solo como el mejor Libra x Libra si no como uno de los grandes de todos los tiempos, según los entendidos del boxeo. El 29 de septiembre de 2001, Puerto Rico ve caer a su héroe y mas digno representante posiblemente en las últimas décadas.

        

El Campeonísimo de Cupey Alto fue sorpresivamente dominado a través de todo el combate por Bernard "El Verdugo" Hopkins, en el duodécimo un contundente gancho de derecha se estrelló en la mandíbula del hasta entonces invicto campeón boricua llevándolo a la lona. Su padre, entrenador y manejador entró al cuadrilátero para evitar que su hijo recibiera más castigo deteniendo el combate.

Finalmente el 11 de mayo de 2002 en su puerto Rico natal Trinidad se enfrenta al francés Cherifi derrotándolo en el 4 asalto por K.O. Y en los últimos días de junio de este mismo año anuncia públicamente su adiós definitivo del mundo del boxeo ante la sorpresa de todo el mundo. El sábado 3 de octubre de 2004 se produjo la vuelta de Trinidad a los rings, ante un rival difícil, como Ricardo "Matador" Mayorga, que aseguraba que iba a "retirar" definitivamente a Trinidad, el combate durísimo y la victoria por fuera de combate del boricua en un emocionante combate que devuelve así al boricua "Tito" Trinidad al candelero del panorama mundial.


Mayorga destrozado.

En su siguiente pelea Trinidad cae netamente derrotado ante Ronald "Winky" Wright, que dio un verdadero recital de técnica e inteligencia sobre el ring, ante el poder noqueador de Trinidad que soñaba con el desquite ante Hopkins. Wright con su jab magistral desbordó, dominó y desesperó y venció a Trinidad que no puso excusas y en el viaje de regreso a Puerto Rico con su padre y entrenador decidió poner punto final a su carrera parece ser, y así esperamos que sea la definitiva.


Perdió claramente Trinidad