El Problema del entrenamiento en la altura Parte I
  Por el profesor Roberto Quesada director del RQBOXINGINSTITUTE.

 

    Cuando los programas de competencia ocurren en la altura, el temor a falsas actuaciones y a la derrota sin atenuantes perturban a los deportistas, entrenadores, médicos y dirigentes.

Independientemente de las discusiones y opiniones que genera el tema y basándose en experiencias deportivas anteriores como Olimpiadas, etc, en general siempre gano el mejor atleta, y sin que fuera necesario esperar una prolongada estadía previa a los fines de una correcta preparación.

Siempre estarán en condiciones de desventaja los equipos que llegan del llano, como así también la habilidad no es suficiente, por tanto no solo se requiere un periodo de adaptación a la altura, sino también una educación comprensiva de los fenómenos físicos y fisiológicos que esto involucra.

El no haber tenido en cuenta estos factores ha significado un ruidoso fracaso en mas de una ocasión y también puede serlo en futuras confrontaciones, es por eso necesario destacar que los investigadores de fisiología de altura no se improvisan de un día para otro y que hace falta un vasto conocimiento de las bases de física y fisiología humana.

En la composición de la atmósfera terrestre, el oxigeno representa el 20%, el Nitrógeno el 79% y el resto lo conforman los gases raros y el anhídrido carbónico, por tanto la presión parcial de oxigeno en el aire respirado por el hombre y otros animales a nivel del mar será también el 20% de la presión total del aire atmosférico, salvo las modificaciones provocadas por el tenor de humedad ambiente y la saturación progresiva de vapor de agua que va sufriendo el aire inspirado en su recorrido por las vías aéreas superiores , el que llega al 100% en los alvéolos pulmonares que disminuyen la presión total del aire atmosférico. Además el anhídrido carbónico producto del metabolismo reemplaza al oxigeno consumido en la composición del aire alveolar, reduciendo el 20% de aire inspirado a solamente un 15% aproximadamente.

Esta presión parcial es mas que suficiente para que el gas puesto en contacto con la hemoglobina de la sangre que llega desde los tejidos y pasa por el pulmón, la sature completamente.

En la altura la composición porcentual sigue siendo siempre la misma pero lo que ha cambiado es la presión atmosférica, es decir la presión total, y por ende la presión parcial a que dichos gases están sometidos.

Entonces como consecuencia de la altura y por ende de la menor presión atmosférica, cada molécula de gas ocupa mayor volumen a causa de la expansión, siendo sumamente importante este hecho para comprender algunas de las adaptaciones cardiorrespiratorias a la altura

A medida que se asciende en la atmósfera disminuye la presión parcial de oxígeno, generando en las personas que viven a nivel del mar y se trasladan a zonas por encima de 2000 metros un estado de hipoxia, o se le producen una serie de cambios fisiológicos, que tienen profundos efectos sobre el rendimiento fisco y que en numerosas ocasiones se transforman en cuadros clínicos, y que se incrementará a medida que la altura sea mayor. Y que conforman el mal de montaña, etc

Hay también disminución del vapor de agua atmosférico, otorgando al aire una sequedad que en las personas no aclimatadas puede irritar las mucosas respiratorias y digestivas, como así también crear cierto grado de deshidratación.


LA RESPUESTA ORGÁNICA o FISIOLÓGICA:

Nos ocuparemos de algunas adaptaciones fisiológicas que ocurren cuando el individuo se encuentra en la altura.

Cuando la altura es menor de 3000 metros la oxigenación arterial esta moderadamente disminuida en un sujeto en reposo, por tanto no suele exigir una mayor actividad del corazón, pero en cambio por encima de esa altura considerada crítica como promedio, la baja presión parcial de oxigeno en el alveolo produce una deficitaria oxigenación arterial o hipoxemia y obligando al organismo a echar mano a recursos de emergencia para conseguir una compensación.

Estos recursos o mecanismos de ajuste son básicamente de estimulación simpática como: vasoconstricción esplácnica, aumento del volumen minuto cardiaco, espleno y hepatocontracción e hipertensión arterial, que tienden a aumentar la perfusión de los órganos mas sensibles a la hipoxia como son el sistema nervioso, riñones, corazón y pulmones, conformando la primer etapa d compensación hemodinámica.

Es decir que una situación de hipoxemia o déficit de oxigeno en la sangre, puede llevar a la hipoxia o déficit de oxigeno en los tejidos generando un estado de stress con el consiguiente aumento de las catecolaminas, las que a su vez serían responsables de los componentes de este llamado síndrome de alarma.

Conjuntamente con la compensación hemodinámica se desarrolla rápidamente la compensación hemática o poliglobulia circulante con aumento del hematocrito ya a las 24 horas.

La rapidez de esta reacción o compensación hemática confirma la existencia de una puesta en circulación de glóbulos rojos existentes en los depósitos vasculares, como así también la aceleración de la maduración de los preeritrocitos de la medula ósea, favorecido por el aumento de eritropoyetina circulante, segregada por el riñón y estimulado este por la hipoxemia y la hipoxia

En general puede aceptarse que en alturas por debajo de los 3000 metros, para los sujetos en reposo no representa problema alguno, pero si el ejercicio produce una serie de cambios que son interesantes de analizar.

Obviamente la menor saturación de oxigeno de la sangre arterial no suele ser lo suficientemente importante como para ser tenida en cuenta dentro del mecanismo de los síntomas, como en México con 2500 metros y un 91 al 92 % de saturación,

Entonces la disnea extenuante que padece el deportista que realiza su ejercicio a ese nivel, obedece a otra razón muy comprensible, que es que a medida que se asciende la presión barométrica desciende, y entonces de los 760 mm de mercurio a nivel del mar, ahí solo nos quedan 580mm.

Ello significa que el aire se halla sometido a una menor presión y por lo tanto las moléculas de los gases que lo constituyen tienden a expandirse. Por ello para un mismo ejercicio que provoca el mismo consumo de oxigeno tanto en el llano como en la altura, en esta ultima se necesita un mayor volumen del aire respirado para aportar la misma cantidad que a nivel del mar.

Por consiguiente un ejercicio que a nivel del mar provoca una moderada hiperventilación a la cual el deportista o no, esta acostumbrado, en la altura el mismo ejercicio le exige una mayor hiperventilación aun.

Entonces el deportista que estaba psíquicamente ubicado y aceptaba la hiperventilación para un determinado ejercicio a nivel del mar como habitual, cuando realiza el mismo en la altura se ve sorprendido por esta hiperventilación que le hace poner en tela de juicio sus aptitudes para soportarla.

Por consiguiente la sorpresa psicológica es posiblemente mas importante que el desequilibrio somático que trae aparejado el ejercicio en la altura, al extremo de que con cierta frecuencia se transforma en temor e inhibición para desarrollar sus habituales performances.

Además es aceptable pensar que cuando existe temor se produce un aumento de las catecolaminas circulantes, verificándose un franco incremento del consumo de oxigeno básico, con mecanismos netamente antieconómicos, lo cual provoca un agotamiento del sistema simpático adrenal, generándose entonces un circulo vicioso negativo que dificulta la buena adaptación del deportista a la altura, con la correspondiente performance deficitaria.

Solamente el conocimiento de lo que esta sucediendo y la gran confianza que se deposita en el grupo de trabajo, pero sobretodo en el medico que controla y aconseja, puede evitar este proceso reaccional del deportista perturbado psíquicamente por la situación.

Por supuesto en alturas mayores de 3000 metros la expansión de las moléculas de aire es mas pronunciada, resultando que el deportista tiene una disnea cada vez mayor ante ejercicios cada vez menores.

Todos estos fenómenos respiratorios por un lado y tisulares por otro, influyen en el aparato circulatorio, cuya misión es la de mantener el equilibrio o la homeostasis, y es por eso que incrementa el volumen minuto, produce la poliglobulia, etc, al solo fin de que los tejidos logren desembarazarse de todos aquellos deshechos o sustancias intermedias del metabolismo que ponen en peligro la integridad de los mismos.

Frente a la agresión que representa la disminución de la presión parcial de oxígeno inspirado con la reducción de la saturación de oxigeno arterial y una disminución de la máxima cantidad de oxigeno disponible para las células , el organismo pone en marcha mecanismos compensatorios cuya función es incrementar el transporte de oxigeno a los tejidos corporales presenta una serie de modificaciones y adaptaciones de órganos y sistemas como son:

¨ La respuesta fisiológica inmediata por encima de 1500 a 2000 metros es el incremento de la ventilación pulmonar. En un intento para aumentar la presión de oxigeno alveolar y aumentar la saturación arterial de oxigeno

¨ Reacción neuroendócrina por descarga de adrenalina e hipertonía simpática como expresión de una reacción de alarma frente al stress climático

¨ Puesta en funcionamiento de todos los alvéolos y capilares pulmonares para compensar la menor difusión de oxígeno

¨ Movilizar al torrente circulatorio de los glóbulos rojos alojados en los reservorios hepáticos y esplénicos

¨ Hiperproducción de glóbulos rojos o policitemia por parte de la medula ósea interviniendo la eritropoyetina

¨ Desviación a la derecha de la curva de disociación de la oxihemoglobina facilitando la rápida liberación del oxígeno y su pasaje de la sangre a los
tejidos

¨ Hiperglobulia casi inmediata a la llegada que mejora el transporte de oxígeno hacia los tejidos (15 % a los 48 horas)

¨ Incremento del flujo sanguíneo submáximo compensatoriamente para que los tejidos o células sigan disponiendo de oxigeno con la disminución del mismo en
la sangre arterial

El principal efecto de la altura sobre el rendimiento deportivo se ve durante el máximo esfuerzo o ejercicio. A partir de los 2000 metros el consumo máximo de oxigeno se reduce en un 10% por cada 1000 metros, y el gasto cardiaco máximo se produce a una intensidad de ejercicio inferior al nivel del mar o submáximo.

Por tanto el deportista puede lograr el mismo rendimiento submáximo, pero requiere relativamente mas trabajo fisiológico para conseguirlo.

Como pauta general se necesitan 2 semanas para adaptarse a 2300 metros y por cada 610 metros hay que sumar otra semana para que se produzca una adaptación completa.


ACLIMATACIÓN:
Al llegar a una determinada altura el deportista tiene las opciones de hacer ejercicios a la intensidad habitual en distancias breves, a una intensidad inferior pero durante mas tiempo o tomarse unos días de descanso mientras el organismo se adapta fisiológicamente a la inferior saturación de oxigeno arterial, pero en el atleta el entrenamiento debe empezar lo antes posible

La aclimatación deportiva es la puesta en funcionamiento de mecanismos fisiológicos adaptatorios que impiden el deterioro del rendimiento ante situaciones climáticas distintas a las habituales.

Para partidos entre 2000 y 3000 metros de altura el tiempo de aclimatación aceptable es de 2 semanas como mínimo, siendo difícil conseguir una aclimatación uniforme, ya que incidirán factores individuales, experiencias anteriores, grado de entrenamiento, etc.

Todos los mecanismos de desequilibrio tienden a desaparecer espontáneamente al cabo de 1 semana por la función renal ,comenzando entonces el verdadero periodo de adaptación a la altura completándose en 6 semanas, es decir el periodo critico de la sintomatología del mal de montaña agudo ocurre en la primera semana de permanecer en la altura, y que la profilaxia farmacológica permite la actividad física que mantendrá al deportista en buen estado de entrenamiento.

Por consiguiente con el deportista que va a la altura, la verdadera conducta a seguir si nos atenemos exclusivamente a las bases fisiológicas consistiría en viajar con 6 semanas de anticipación para poder competir sin dar ventajas

Sin embargo por razones económicas y deportivas en general es imposible cumplir con los plazos biológicos y cronológicos de esta conducta ortodoxa, que obligan al medico a enfrentar situaciones limites, tales como la tolerancia inmediata o pre-competencia(sparrings) apenas se llega a la altura, disputando el primer sparring a las pocas horas de arribo a la zona, siendo a veces decisivo el utilizar boxeadores con experiencia en los entrenamientos en la altura.

No es un procedimiento seguro, pero es preferible al de entrenar en plena crisis de aclimatación

¿Pelear antes de las 24 horas o una aclimatación previa de varias semanas en la altura?

Llegar y pelear antes de las 24 horas atenúa los síntomas de la enfermedad de las alturas por una exposición breve a la misma, ya que luego de las 24 horas la condición física de los boxeadores empeora por la deshidratación y los trastornos del sueño. Esto no garantiza mejor rendimiento físico. Y por los rigores administrativos actuales, no nos hace cumplir esto ultimo.

RQBOXINGINSTITUTE