Mike Tyson –vs- Frank Bruno II a 16 de septiembre de 1996
"El espejismo".


Un ex-combito, un hombre que como el mismo dijo “no creía en el hombre ni en la justicia” sale de prisión e intenta el mundial, ante el un viejo conocido como era Bruno, inglés con el que ya había peleado en 1989 y fue el primer hombre que probó al mundo que Tyson era asequible, que los golpes podían hacerle daño en el primer asalto de la anterior pelea e incluso resistió hasta el quinto en un momento en el que parecía que a Tyson se le podía boxear en función del tiempo que el quisiera.

La segunda vez, (1996) Bruno no oiría la llamada de cuarto asalto, Tyson reconquistaba el mismo cinturón que había ganado diez años antes, flaco favor se le hizo a Mike y falsas expectativas se crearon en los aficionados de todo el mundo. Tyson ganó, Bruno ya no era el mismo, pero Mike tampoco...